Los riesgos de la inteligencia artificial y la posibilidad de que las máquinas controlen al ser humano fueron el tema de debate en el encuentro de Mentes Brillantes, Ciudad de las Ideas que concluyó este día en Puebla.

El investigador en Robótica y RoboéticaRonald Aking;  el economista James Bassen y el  escritor y miembro de la Cámara de los Lores, Matt Ridley, expresaron sus puntos de vista a favor de que se desarrolle la inteligencia artificial porque será en beneficio de la sociedad.

Por su parte, el filósofo, Nick Bostrom; el escritor y futurista, Martin Ford, y el economista, Tyler Cowen, advirtieron sobre la posibilidad de desempleo masivo, la pérdida de la privacidad del ser humano y un dominio de las máquinas sobre las personas, en próximos años.

Ronald Aking, investigador en Robótica y Roboética, pidió no tener miedo por el desarrollo de la inteligencia artificial y aseguró que el ser humano puede establecer un futuro seguro para la sociedad.

Por su parte, el economista James Bassen comentó que el desarrollo tecnológico no terminará con los empleos y las personas se mudarán a otras actividades, como sucedió en el pasado. 

En tanto, Matt Ridley, escritor resaltó que desde siglos pasados se realizaron pronósticos catastróficos por la llegada de la tecnología, sin embargo, no se cumplieron.

 

Advierten por riesgos por el desarrollo de la inteligencia artificial

 

El filósofo, Nick Bostrom, resaltó que el problema en unas décadas será el desempleo y un desajuste económico que se presentará por el desarrollo de la inteligencia artificial.

En el mismo sentido, Martin Ford, escritor y futurista, advirtió que la irrupción de las máquinas tendrá consecuencia en los seres humanos y no existe un plan de reacción ante el desarrollo de la inteligencia artificial.

Por su parte, el economista Tyler Cowen,  comentó que con el desarrollo tecnológico, el ser humano pierde su privacidad y el gobierno conocerá cada movimiento que realicen las personas.

Agregó que la inteligencia artificial se podrá utilizar para matar a personas y actos delictivos en perjuicio de toda la humanidad.