Abraham Quiroz es fiel a su profesión de psicólogo y a su perspectiva de izquierda: ve una sociedad poblana que ha perdido su espíritu de solidaridad, desgarrada como está por más de treinta años de políticas neoliberales que han dejado desempleo, marginación e inseguridad.

si fuera gobernador dice que, además de mantener y mejorar en calidad y cantidad los programas sociales --en particular aquellos que sirvan para llevar agua potable a miles de personas del interior del estado y sobre todo de la Mixteca--, se enfocaría a realizar obra en las regiones más pobres en alianza con los empresarios poblanos para enfrentar, desde ya, el principal problema estructural de la entidad: la falta de empleo.

Quien así habla para e-consulta y Mundo Nuestro es el candidato de Morena a la gubernatura de Puebla, que en esta entrevista sostiene que la administración morenovallista no es ajena a la corrupción y que las licitaciones de obra pública son pura simulación.

Académico, Abraham Quiroz confirma su capacidad como psicólogo para hacer un perfil de Rafael Moreno Valle: (“obsesivo, intolerante, de pensamiento de derecha, se adora demasiado a sí mismo”), pero no deja de tener una mirada autocrítica y reconoce sus limitaciones como candidato (“mi discurso no es muy fluido, no soy un buen orador”) y sus deficiencias en el debate del Complejo Cultural Universitario.

Tampoco tiene empacho en reconocer que él no era el candidato respaldado por Andrés Manuel López Obrador –“el líder de Morena prefería a Rodrigo Abdala”-- y que este proceso lo ha metido “en camisa de once varas”. Pero destaca sus principales atributos: “mi compromiso de lucha por la libertad y la democracia”.

La sociedad está desgarrada

Sergio Mastretta: ¿Qué va a hacer Abraham Quiroz si es gobernador?

Abraham Quiroz: Bueno, sobre qué haría año ocho meses en la gubernatura, creo que son muchas cosas que podríamos hacer, otras no, por lo complicado que se presenta el panorama. Creo que es un desgarre de la sociedad (que) se ha hecho de manera sistemática durante muchísimo tiempo. Más de tres décadas que se han creado estas políticas que han lastimado mucho a la sociedad, que le han traído desempleo, marginación, inseguridad. Y fundamentalmente, además, (hay) una psicología individualista donde incluso hasta en los planes de estudio en las universidades se puede ver eso: se modifican las orientaciones y se hace hincapié en las competencias, en las habilidades,  en las actitudes muy personalistas, y se ha venido poco a poco desbaratando aquella actitud que teníamos de colaboración, de hacer el trabajo en equipo, de tener un espíritu colaborativo de solidaridad. Digo, por solo citar este ejemplo, (de) cómo en todos los ámbitos que podamos y queramos analizar  el asunto de los defectos de las políticas neoliberales podemos encontrar negativas. Esta es una de ellas, en el campo del empleo, pues está visto que no han podido abatir el desempleo, no han podido otorgar el número de fuentes de trabajo que requiere la población,  ni siquiera  responder a las demandas que en forma natural los jóvenes se van estableciendo conforme van llegando a esa edad de trabajar. Por tanto, ellos tienen que buscar alguna opción, salir al extranjero la mayor parte de ellos. Si nos asomamos al interior del estado, en parte por orgullo, algunas familias nos dicen "bueno, gracias a que mi hijo está en Estados Unidos, podemos subsistir y pudimos construir esta casita”. Pero en parte también con tristeza porqué, otra vez en el campo psicológico, representa un desgarre del tejido familiar, esto (de) que esté ausente el padre de ya pequeños niños de 11 hasta 15 años, que los migrantes ya tienen ese número de años, son ilegales, no pueden regresar, y bueno, muchos de los casos tienen esa cantidad de años que no ven a sus hijos. Eso también representa un problema en el plano psicológico social.

Mantener programas sociales y apoyar a los empresarios en las regiones

Rodolfo Ruiz: Para este periodo tan corto, de 22 meses, ¿cuál sería su principal obra y cuál sería su principal programa?

Abraham Quiroz: Hay dos tipos de asuntos que podríamos analizar y ver la viabilidad de la solución: algunos son de corto plazo, por ejemplo las políticas asistenciales; las vamos a mantener y las vamos a mejorar en cantidad y calidad, digamos. Eso del apoyo a los adultos mayores, ya hemos dicho, vamos a duplicar la pensión para  ellos; vamos también a otorgar becas para los estudiantes de nivel preparatoria para que cubran sus estudios; vamos también a otorgar apoyos para los discapacitados, para las madres solteras. Son cosas que podemos cumplir sin ningún problema. Los programas también, eso de Progresa, etc. Por supuesto, los vamos a mantener y a mejorar, pero habrá otros que son de carácter estructural que se refieren básicamente al asunto del empleo. Esto va a ser más difícil cumplirlo en ese lapso. Cumplir con la demanda de empleo que establece la sociedad va a depender también, en gran medida, de qué tanto podamos convencer al sector privado para que nos acompañe en esta iniciativa, en este proyecto de llevar inversiones y abrir empresas al interior del estado. Estamos en conversación con algunos de ellos, en parte nos expresan sus inquietudes, sus dudas; no están plenamente convencidos de que podrían obtener ganancias si van al interior del estado a generar empleos o hacer inversiones. Por ejemplo, el Colegio de Ingenieros nos dice: "Nosotros estamos puestísimos a trabajar en el interior del estado y podemos hacer muchas cosas, construyendo puentes, haciendo presas, carreteras, etc., porque lo que hace mucha falta son carreteras." Ellos estarían en esa disposición. Faltaría que el Estado, el gobierno, tenga la voluntad de tomar estas iniciativas de construir carreteras y establecer una relación con los propios campesinos para ver en qué medida ellos pudiesen apoyar programas específicos, por ejemplo, de construcción de obra de drenaje, de agua potable. Por lo que respecta a los constructores, están dispuestos. Otros empresarios, como un grupo deTehuacán, nos dicen: "Nosotros hemos tenido muchas iniciativas, se las hemos presentado al gobierno de Moreno Valle, incluso hasta el Gobierno Federal, porque nosotros estamos viviendo el asunto por región. Nosotros deseábamos que muchas industrias a las que se les ha concedido que se instalen en lugares más cercanos a la capital podríamos haberlas tenido nosotros, pero desafortunadamente no tuvimos la aprobación del Gobierno del Estado ni del Gobierno Federal. Por ejemplo, lo de AUDI. Prefirieron que se instalara en San José Chiapa pero no acá en Tehuacán. Nosotros en realidad habíamos metido esa iniciativa pero no solamente para eso, para muchas otras cosas. Tenemos un proyecto turístico para la región de Tehuacán y cada vez que se estrena un gobierno platicamos con el mismo y le presentamos el proyecto. La verdad es que no nos hacen caso. Concluimos que Tehuacán va a seguir rascándose las pezuñas y vamos a ir creciendo en un ritmo natural, como vamos creciendo aquí en Tehuacán."

Rodolfo Ruiz: Pero, digamos, ¿cuál sería la obra pública emblemática de su gobierno?

Abraham Quiroz: Lo que hay que priorizar es la obra que requieren los pueblos relacionada con el agua potable. La verdad, es un clamor que en distintos lugares, en la Mixteca, hay una enorme cantidad de comunidades que no tienen agua potable y creo que eso es lo que priorizaríamos, pero también priorizaríamos la construcción de carreteras.

Obra pública: contra la corrupción, licitaciones reales y aplicación de la ley

Sergio Mastretta: Abraham, yo te escucho y te pregunto tal cual. Tengo la dificultad de saber qué pasaría si gobiernas. Lo vi en el debate. Tú dijiste claramente “tenemos un programa”. Y yo me quedé esperando. Acciones concretas de un programa no las dijiste en el debate. Te quiero preguntar particularmente en lo que es fundamental en el discurso de Morena, del gobierno honesto. Yo hubiera esperado en el debate una, dos, tres acciones contundentes para revertir el tipo de manejo que este gobierno en particular, pero también los anteriores, han tenido de los recursos públicos. ¿Qué vas a hacer? ¿Qué reforma de Estado harías para que efectivamente los ciudadanos viéramos un manejo distinto del recurso cívico?

Abraham Quiroz: Es un duro hueso de roer porque, bueno, sí pienso lo del  presupuesto, hay que analizarlo bien para canalizarlo primero con el criterio de la prioridad, de lo que nosotros vemos que es necesario hacer. Por ejemplo, la obra pública hacia el interior del estado. Tendríamos como mecanismo central la licitación real. Porque también nos han planteado mucho que las licitaciones que se emiten a lo que se convoca, no es real, solamente son licitaciones simuladas, sobre todo cuando se trata de obras de más de cinco millones de pesos, que ya están previamente asignadas. Lo demás es simplemente una careta. Por eso vamos a hacer que las licitaciones sean reales, que haya criterios objetivos para asignar la obra, que es lo que se requiere, que sea trasparente el proceso.

Sergio Mastretta: ¿Y eso lo harías por voluntad o modificarías la ley para que ocurriera? ¿Impulsarías una reforma de ley?

Abraham Quiroz: Yo creo que basta con que se respete, que no haya moches, que no haya sobornos. Porque lo que existe, y son las quejas que nos dan los constructores, es que de antemano las obras grandes son millonarias y son asignadas a empresas no mexicanas o mexicanas que tienen gran capacidad de soborno. Y los medianos y pequeños constructores quieren que sean realmente licitaciones reales, objetivas, donde no les pidan moche. A todos les piden moche, a la obra más pequeña le piden moche. Entonces ellos se quejan de que ya ni siquiera sacan los costos y por eso las carreteras se están desbaratando;  se puede ver lo delgado de las capas del asfalto. Las obras son de mala calidad porque no dan un margen de ganancia antes. Algunos se quejan de que sí cumplen pero no ganan, incluso andan pidiendo hasta prestado. Y se comparan con obras de un millón y medio, que es lo máximo que se puede otorgar de manera directa, pero no se han enriquecido, no ganan bien, no viven bien por la corrupción que existe en ese proceso de las asignaciones de la obra. Yo creo que se puede cumplir la ley y dar un gran paso.

Sergio Mastretta: ¿No le darías a los ciudadanos el control de la Contraloría?

Abraham Quiroz: Tendríamos que pensarlo porque también eso suena muy abstracto.

Sergio Mastretta: ¿Por qué? Un organismo independiente del estado, un organismo de estado, independiente del Ejecutivo. ¿Por qué no hacer que el Ejecutivo no tenga el control de los procesos sino los ciudadanos?

Que el Ejecutivo centralice todo a mí me parece incorrecto.

Sergio Mastretta: ¿Lo han pensado? Porque yo no he escuchado ese discurso de López Obrador.

Abraham Quiroz: No, lo hemos pensado, pero hay muchas cosas que no hemos dicho pero que tenemos por escrito. Quizá porque no se ha podido decir todo, pero tenemos un programa amplio donde establecemos esto que mencionas, y otras muchas cosas sobre distintos temas.

¿Qué le pasó en el debate? La verdad es que no escuchaba bien…

Rodolfo Ruiz: Doctor, ¿qué le pasó en el debate?  Lo vimos un poco inseguro, nervioso, de momento muy ambiguo, o poco contundente en sus propuestas, ¿Qué es lo que le pasó en el debate? 

Abraham Quiroz: Primero, que en la mañana, en el ensayo, me asignan el atril de en medio, hasta me ponen unos ladrillitos abajo para tomar el nivel; se prueba el sonido, todo bien. Y a la hora de la hora, me cambian al extremo izquierdo con un sonido malo.

Rodolfo Ruiz: O sea, ¿no oía?

Abraham Quiroz: No, había un ruido y se empataban las voces. Haz de cuenta que es un eco reproducido como cuatro veces, de tal manera que no entendía. A Ana Tere la entendía muy bien, pero de Ana Tere hacia la derecha, Blanca, Roxana, Gali, y menos a la conductora. Por eso yo me tardé las primeras tres ocasiones en salir a tiempo, porque no sabía si me tocaba o no. Es más, ni siquiera sabía qué temas se estaban tocando. Fue la ausencia del sonido.

Rodolfo Ruiz: ¿Y no lo pudo comentar? ¿Por qué no lo comentó dentro del debate?

Abraham Quiroz: Se me pasó, pude haberlo dicho. Y hasta incluso le hacía señas al coordinador de cámara si ya me tocaba o no.

Sergio Mastretta: Yo estoy viendo a una persona que no puede enfrentar un problema. Yo en este momento digo: señores esto no está bien, mejor lo arreglan o no voy a debatir porque no hay condiciones. Y te imagino en un conflicto real de gobierno ¿Y te vas a quedar así, apocado? Francamente te lo pregunto porque me parece que es en la vida real donde se conocen a las personas. Y yo estuve viendo el debate y pregunté: ¿Qué le pasa? Tiene 43 años de ser maestro, no puede ser que tenga esa insolvencia, incapaz de leer. ¿Qué te paso? Ya me estás dando una respuesta y me dejas más preguntas todavía.

Abraham Quiroz: Sí, ese es un factor que influyó, porque me sacó de onda, digamos, y ya no pude seguir el ritmo de la discusión. Creo que eso fue básicamente. Lo demás quizá sea un factor interno mío, en el sentido que tengo algunas deficiencias. Para comenzar, me han dicho “no tienes un discurso fluido”. Y es cierto, en mis clases, por ejemplo, no soy tan fluido. Quizá un poquito más porque conozco los temas, pero ya frente a micrófonos no he sido buen orador, es la primera vez que incursiono en este campo.

Sergio Mastretta: ¿Por qué no mejor decirlo? Oigan, soy novato en esto, no están ante un gran orador…

Abraham Quiroz: Esto lo he dicho al interior de Morena. Yo reconozco, de entrada, que hay deficiencias de mi parte. Y tú sabes que en la academia no se trata de mentir sino de hacer afirmaciones en cuestión de posiciones que conoces de otros autores. Fuera de eso, que son fallas de desinformación, les he dicho a mis compañeros. Sin embargo estoy haciendo el esfuerzo personal por superar todas estas fallas, ejecutándolas al máximo, de tal manera de que no se decepcionen del candidato.

López Obrador quería a Rodrigo Abdala de candidato

Rodolfo Ruiz: Oiga Doctor ¿y qué cualidades ve en usted Andrés Manuel López Obrador? Porque en buena medida Andrés Manuel  López Obrador inclinó la balanza hacia su persona, ¿no?

Abraham Quiroz: A final de cuentas él tuvo que aceptar el proceso interno que se dio Morena para designar al candidato. Primero (fui) PSN, o promotor de la soberanía nacional, luego quedé en la terna; se  agregó a otra persona, a Rodrigo Abdala, para que nos fuésemos a una encuesta cuatro compañeros. Y  bueno, la encuesta se aplicó y no  quedó el candidato que quería Andrés Manuel, que era Rodrigo Abdala.

Rodolfo Ruiz: ¿Ah sí? ¿Andrés Manuel quería a Rodrigo?

Abraham Quiroz: Sí, quedó en el último lugar y a mí me dijo Andrés Manuel: "Yo te digo francamente, mi gallo era Rodrigo Abdala pero, bueno, soy respetuoso del proceso interno y por eso estoy platicando contigo".

Rodolfo Ruiz: ¿Fue una consulta a la base militante quien lo eligió, entonces?, ¿por encuesta?

Abraham Quiroz: Sí, yo quedé en segundo lugar, en primero quedó René Sánchez, el abogado.

Rodolfo Ruiz: ¿René Sánchez Juárez? ¿El de la CROC?

Abraham Quiroz: No, es otro, es otro abogado que dirige una organización, una ONG que se llama Sin Maíz no Hay País.

Sergio Mastretta: El quedó en primer lugar ¿Y por qué no lo eligieron a él?

Abraham Quiroz: Pero no pudo asumir, precisamente por ser dirigente de esta organización y la ONU le prohíbe que incursione o que ocupe cargos públicos.

Sergio Mastretta: Ah, Sánchez Galindo. . .

Abraham Quiroz: Bueno. En ese sentido fue como me habló Andrés Manuel y me dijo "quiero platicar contigo, tú que estás en segundo lugar. Y así. . ."

Soy candidato por mi compromiso de lucha por la libertad y la democracia

Sergio Mastretta: A partir de esta pregunta ¿qué te ves a ti mismo? ¿Por qué te metiste a esto? ¿Por qué quieres ser el gobernador?

Abraham Quiroz: Es mi inquietud más bien política y tratar también de ser consecuente con lo que vengo sosteniendo de mis participaciones hacía con el pueblo, con los movimientos sociales y mis  compromisos. Que tengo que luchar por lo que han luchado los movimientos, por la libertad, por la igualdad, por querer indicaciones específicas; la democracia, en muchos sentidos, en muchos organismos, los sindicatos, por ejemplo. Y ese compromiso ideológico que tengo me llevó con facilidad a aceptar pero interiormente pensando que es mucha responsabilidad. Incluso se lo dije a Andrés Manuel. Yo siento que asumo mucha responsabilidad porque tengo algunas cosas que tendría que superar, bueno, aparte de las personales. Soy trabajador, tengo que pedir permiso, vivo de eso, de mi salario, en fin. Pero mi idea de seguir participando, digamos, la encontré aquí, pero consciente de la decisión.

Rodolfo Ruiz: Doctor, uno de los temas torales de Morena y Andrés Manuel López Obrador es la honestidad, incluso se promociona como honestidad valiente y en el caso de Puebla hay cinco aspirantes a la gubernatura y de esos cinco solamente usted no ha presentado su declaración 3 de 3.

Abraham Quiroz: Ya la presenté.

Rodolfo Ruiz: ¿Ya la presentó? ¿Cuándo fue eso?

Abraham Quiroz: Ayer (18 de mayo). Lo que pasa es que ya lo he explicado. No la había presentado, primero, porque me faltaba un documento CONACYT. Se solicitó el documento y se tardó, pero cuando ya lo tenía vino Andrés Manuel y lo anduve acompañando en toda la gira, y ya pude ver con el abogado ahí los detalles. Y luego se va Andrés Manuel y se nos pierde el abogado. . . pero ya ayer ya la hice.

Rodolfo Ruiz: ¿Y podemos saber cuáles son sus bienes?

Abraham Quiroz: Sí, son dos vehículos, uno modelo 2004 y una Duster 2013.

Rodolfo Ruiz: ¿Es una camioneta?

Si, y dos departamentos, uno aquí en Puebla y otro en México. De hecho, el departamento de México es de mi hermana pero como en 82, que lo adquirí, ella no llenaba los requisitos, salió  a mi nombre. Es de ella, sin embargo no he cambiado de propietario.

Rodolfo Ruiz: ¿Cuentas bancarias?

Abraham Quiroz: Sí, se miden de 100 a 500 mil pesos.

Rodolfo Ruiz: Está en ese rango del medio millón.

Moreno Valle, perfil psicológico obsesivo e intolerante

Sergio Mastretta: Yo quisiera terminar con una pregunta de mi parte, que tiene que ver con lo que empezaste, de esa capacidad de ver el mundo desde la psicología, tratar de comprender la actuación de la gente, desde las profundidades de su mente. No es fácil. Me gustó el análisis que hiciste de lo que puede estar ocurriendo en la mente de los jóvenes. ¿Cómo analizas tú a un tipo como Moreno Valle?Tú, como psicólogo, ¿Qué impresión te da su manera de ser, su manera de actuar...?

Rodolfo Ruiz: Su manera de ejercer el poder.

Abraham Quiroz: Yo creo que tiene en su mente, desde antes de que fuera gobernador, la meta de llegar a ser presidente de la república, y eso ha subordinado todos los procesos mentales que suceden en él para realizar una serie de conductas tendientes a acumular el capital psicológico que, aparte del social y el monetario, le permitan llegar a cumplir esa meta.

Rodolfo Ruiz: ¿Podríamos hablar de una obsesión?

Abraham Quiroz: Sí, es una obsesión.

Rodolfo Ruiz: ¿Enfermiza...?

Abraham Quiroz: No le interesa entonces si sirve con democracia, cosa que ni pasa por su cabeza. Él está con la idea fija de que tiene que cumplir todos estos aspectos que son, digamos, como se dice en cierta corriente de la psicología, son metas pequeñas, son respuestas de meta que tiene que dar, o fracciones de la meta, para que pueda llegar a cumplir lo que, como dice Rodolfo, es su obsesión. Pero aparte tiene una formación que se dirige a un pensamiento de derechismo.

Sergio Mastretta: ¿De derecha?

Abraham Quiroz: Sí, inclinado su pensamiento hacia un área conservadora, que no es de otorgar muchos cambios. Gobierna para una clase, un grupo, la clase política, pero no toda la clase política; su clase política y su endogrupo económico y, naturalmente, el endogrupo político que le permitiría alcanzar su meta. Yo creo que todo gira alrededor de lo que es él.

Rodolfo Ruiz: Y ya metidos en los terrenos de la psicología y en la psicología del gobernador ¿Qué tanto es su nivel de tolerancia a la frustración?

Abraham Quiroz: Yo creo que no tolera, es intolerante. Pretende forjar una personalidad, en los últimos años, de auto idolatría. Creo que se está adorando demasiado, ensalzando su capacidad, admirándose a sí mismo.

Rodolfo Ruiz: ¿Y si no es presidente, qué podemos esperar?

Abraham Quiroz: No pues, ya no sería figura pública. Yo creo (que) seguiría con sus frustraciones pero tendría ya menos poder de decisión y de enfrentar a sus adversarios, en menores condiciones de defensa, y no sería figura pública.

Me metí en camisa de once varas, en muchos aspectos

Abraham Quiroz: Esta empresa es muy difícil, me ha metido en camisa de once varas en muchos aspectos. Una cosa es la teoría, los libros, las críticas, las concepciones generales y otra la realidad. Si fuera la universidad, otro cantar sería, pero fuera de la universidad es otra cosa.