El gerente de Atención y Comercialización de la empresa Agua de Puebla, Marco Antonio Constantino Guerrero, eludió confirmar si fueron regularizados los cobros excesivos que han aplicado a usuarios desde mayo de 2014, cuando se hicieron cargo del servicio del suministro de agua potable en el municipio capitalino.

Actualmente el padrón de usuarios de esta empresa asciende a 500 mil personas, de las cuales, sólo el 10 por ciento –unas 50 mil– cuentan con un medidor.

Ante las crecientes quejas de la ciudadanía, en julio de 2014 el gobernador Rafael Moreno Valle instruyó la suspensión de las boletas de cobro del servicio de agua potable que contenían cuotas excesivas.  

Algunos usuarios denunciaron que les cobraron hasta un 500 por ciento más de lo que usualmente pagaban por el suministro del vital líquido, por lo que, incluso, intervino la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Cuestionado este lunes sobre la medida anunciada el año pasado por el gobernador, el gerente de Atención y Comercialización afirmó que sí hubo regularizaciones pero dijo desconocer el número de casos.

Argumentó que la regularización de las tarifas es un tema que está a cargo del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap), organismo gubernamental que antes de mayo de 2014 estaba a cargo de la distribución de agua potable en el municipio capitalino, pero que fue concesionado a la firma Agua de Puebla.

Sobre los controles con los que cuentan para no aplicar cobros excesivos, Constantino Guerrero indicó que sólo se apegan a la estructura tarifaria aprobada por el Congreso local el año pasado, pero no cuentan con alguna otra medida.

El directivo indicó que sí aplican cortes al suministro de agua cuando los usuarios no pagan, pero descartó que lleven a cabo embargos.

Este lunes Constantino Guerrero encabezó el inicio del programa de “Regularización para los usuarios Adultos Mayores” que se llevó a cabo en las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).