Opinión

Injusticias de la justicia

Domingo, Enero 15, 2023
Leer más sobre Alberto Hidalgo Vigueras
¿Quién defiende a los elementos de agresiones de los ciudadanos?
Maestro y Doctorante en Derecho Penal. Fue Jefe del Estado Mayor de la Policía Fiscal Federal. Director de Profesionalización PGJ de Puebla y Secretario de Seguridad Pública en Puebla capital
Injusticias de la justicia

Es una gran tristeza la pérdida de vidas de los integrantes de los cuerpos de seguridad, que se preocupan en el día a día por la tranquilidad de todos nosotros quienes conformamos la ciudadanía, pero también, lo es la falta de responsabilidad y respeto con que tratamos a nuestras autoridades; en ambos casos, estamos destruyendo esa paz que nos prometieron, pero que muy lejos están de dárnosla.

Me explico:

En el primer caso, es de mencionar con todo respeto, admiración y agradecimiento, a nuestros integrantes de la “Fuerza de México” nuestro Ejército Mexicano, la gran entrega que tienen por nuestro país hasta el máximo sacrificio que alguien puede dar, que es la propia vida por la tranquilidad de los demás habiendo fallecido en el cumplimiento del deber más de 11 militares.

En este trágico y lamentable evento, pierden de igual manera la vida 19 integrantes de los cuerpos de la delincuencia organizada, vidas que también es lamentable que se pierdan, pues a fin de cuentas, son seres humanos y nuestros hermanos mexicanos en la mayoría de los casos; sin embargo, ellos decidieron torcer el camino, cambiar la legalidad por la ilegalidad, transitar por la endeble cuerda del crimen, a fin de hacerse de dinero fácil y rápido, sin importar la vida ni tranquilidad de los conciudadanos de nuestro amado México.

Más artículos del autor

En el caso de los militares es la profesión que escogieron, cuidar por nuestra tierra, por nuestra patria, por cada uno de los mexicanos, incluyendo si se me permite el comentario, a los mismos delincuentes, sí, a los delincuentes, porque cuando la Patria los necesita en sus programas de apoyo y auxilio como el DNIII y el Plan MARINA, nunca dicen que no para ayudar a quien sea, simple y sencillamente “no saben cómo hacerlo” porque no les interesa. Para ellos realmente “La Patria es Primero” para nuestros militares, que a sabiendas de los riesgos que corren ellos y sus familias y aun así, dan todo por México; gracias, muchas gracias por hacerlo. Y que nuestro agradecimiento llegue hasta el cielo donde hoy desfilan ante el eterno.

El segundo caso, es lo injusto que somos con nuestros policías, que de igual manera se arriesgan cada día; ahí se inicia la inseguridad, ahí se inicia la ruptura de la paz para que seamos capaces de llegar a los trágicos sucesos de los primeros, y caso de ello, es cada una de las veces que se intenta denigrar la labor policial en nuestro México es inédita. En el caso de Puebla no se queda atrás.

Para ello solo mostremos dos botones: el caso de la falsa acusación por parte de estudiantes universitarios hacia los policías, por un supuesto abuso de la fuerza jamás demostrado y ataque a la integridad de los elementos de Seguridad y posteriormente a los que con la misma institución fueron a colaborar con gusto y responsabilidad.

Por otra parte, en las recientes difusiones de un ciudadano que fue arteramente robado en un centro comercial de las cuatro llantas de su vehículo (repito dentro del centro comercial) y que acusa con grabaciones a modo y usando las redes, exhibe a integrantes de la patrulla VP 432, quienes su falta era circular cerca de la Plaza Centro Mayor, mismo lugar donde cuentan con Policía Auxiliar según fuentes ciudadanas y con seguridad privada, de hecho, el estacionamiento tiene costo y normalmente no permiten el ingreso de patrullas policiales por el interior, así que no es difícil el pensar de quien es la responsabilidad.

De ahí, el ciudadano que sufrió el lamentable robo, de manera por demás soberbia, grosera, altanera y agresiva, llama a su familia para que haciendo gala de sus relaciones y aparentes influencias actúen y le ordena a quien le contesta que llamen al secretario de Seguridad Pública de San Andrés Cholula como si este fuera su simple empleado, insultando y llamando entre otras cosas “pendejos” a los patrulleros, además de otras linduras, no obstante, los mismos elementos de seguridad en ningún momento contestan la agresión, el personaje en comento, trata de azuzarlos a fin de que caigan en su juego sin haberlo logrado.

La pregunta es fácil, ¿quién defiende a los elementos de agresiones de ciudadanos como este? ¿Quiénes o quién realmente cayó en omisión y no hizo adecuadamente su trabajo? ¿Se presentó el inicio de la carpeta de investigación en la Fiscalía del Estado? ¿Se siguió con la misma o solo se llamó al seguro y les valió sorbete el haber dañado el trabajo de los mismos elementos?

Cuando se termine y determine la responsabilidad y la investigación que se va a hacer, si se demuestra que los elementos no tienen responsabilidad, ¿qué se hace con quien insulta a nuestros agentes, que al igual que nuestros soldados arriesgan su vida cada día por nuestra seguridad?, ¿se les va a ofrecer una disculpa y que se determinara y si se tomará y aplicará acción penal por las agresiones y mentiras e insultos a ellos vertidos?

Se preguntará usted respetado lector, qué tiene que ver el segundo caso con la muerte de nuestros heroicos soldados… Mucho, y es que si usted revisa minuciosamente el punto, el que haya padres, jefes, amigos o hermanos que permitan o alienten los insultos o agresiones de nuestros elementos de seguridad, se provoca un efecto en cascada que hace que cada vez las agresiones vayan a más y que entonces, la impunidad de uno u otro lado crezca hasta llegar a niveles en que no solo perdemos el respeto por quien nos cuida, sino también perdemos el miedo de aumentar nuestras agresiones y dar brincos en la ilegalidad que nos hace llegar a niveles que causan la muerte de propios y extraños, de buenos y malos.

Entonces, ¿desde dónde se genera esta violencia e inseguridad? No lo sé, no tengo la bola mágica para adivinar, lo que sí sé es que no hacemos nada, por que desde casa lo que crezca sea el respeto y la responsabilidad, que crezca la integridad y la verdad y que se vuelvan a tomar los valores como la valentía, humildad y veracidad…

¿O no?
Juzgue Usted.
[email protected]

Vistas: 328

Loadind...