Opinión

Xicotepec, el desabasto que está por terminar

Jueves, Diciembre 29, 2022
Leer más sobre Antonio Madrid
La alcaldesa Lupita Vargas se anota un éxito al destinar recursos para evitar el desabasto de agua
Comunicador y periodista. Reportero, corresponsal y columnista (La Pasarela) en diversos medios poblanos. Ha ejercido su labor reporteril en radio, televisión y prensa escrita en medios de Huauchinango y Xicotepec.
Xicotepec, el desabasto que está por terminar

Era 1959 en Villa Juárez, cuando se inauguró la planta potabilizadora ubicada en San Isidro o Los Perales, como se conoce específicamente. Entonces la población era de alrededor de 15 mil habitantes. Sería hasta el siguiente año cuando se elevaría el pueblo a categoría de ciudad, dejando atrás su categoría de villa. En ese entonces no se conocía de desabasto de agua. Incluso muchos tenían en sus patios un pozo de donde extraían el vital líquido.

Pero la población fue creciendo exponencialmente y hoy, de acuerdo al último censo realizado por el INEGI en 2010, en el municipio cuenta con 75 601 habitantes y una población superior a los 40 mil habitantes en la cabecera municipal.

Fue por la década de los ochenta cuando la Planta Potabilizadora de Los Perales dejó de funcionar, quizá por falta de mantenimiento. El agua que se potabilizaba se obtenía del río La Cañada, que corre en esa zona y que abastecía a la mancha urbana de aquellas épocas.

Ante la demanda de agua se buscó otro punto de abastecimiento que pudiera responder a ella, encontrándose en “Puente de Rieles”, que es el mismo afluente de donde se abastecen el municipio de Juan Galindo y Huauchinango, más grande en población que Xicotepec.

Más artículos del autor

Ahí se obtienen 100 litros por segundo para Xicotepec. En temporada de lluvia asciende hasta 110 aproximadamente, pero en temporada de sequías, el nivel disminuye dramáticamente hasta 40 litros por segundo. Como resultado de esto y del crecimiento poblacional fue por el año 2000 que se empezó a hablar de desabasto de agua.

En 2011, en el último día de su mandato, el presidente municipal, Juan Carlos Valderrábano Vázquez, quien había llegado al poder bajo las siglas de Acción Nacional, marcando con ello un hito en la historia política del municipio, hasta entonces gobernado por el PRI, inauguró la Planta Potabilizadora “Ardelio Vargas Gutiérrez”, con un costo millonario (se habla de 40 millones de pesos).

Pero solamente habría que pasar escasamente un mes, cuando el alcalde sucesor, Carlos Barragán Amador, al concluir la entrega-recepción, denunció que dicha obra era inservible e inconclusa: “… es una obra inconclusa, de muy mala calidad y le faltan más de 10 millones de pesos para que funcione”, habría mencionado el edil en una entrevista que consignó el Momento Diario de la capital poblana.

Detalló en aquel entonces que “…es una obra inconclusa y de muy mala calidad, con tanques agrietados que ya necesitan rehabilitación y reparación”.

Esto mismo lo confirma hoy la alcaldesa Lupita Vargas, quien por cierto es nieta de Ardelio Vargas Gutiérrez, cuyo nombre lleva la planta. Sin embargo, no titubea al llamarla un “elefante blanco”. Agrega: “No tiene que ver incluso ni con quien la hizo, sino que no se realizó con una visión de auto sustentabilidad”.

Explica:

No fue la adecuada, la ubicación. Resulta costosísimo rehabilitarla. El tanque principal, que tiene una capacidad aproximadamente de 600 mil litros está fisurado, por la fuerza del agua que llega de Puente de Rieles”, ubicada a kilómetros de distancia que llega de “Puente de Rieles” y además los procesos de purificación del agua ya están obsoletos en la actualidad.

Pero ella y su equipo este jueves 29 de diciembre echaron a andar la rehabilitación de la antigua planta de Los Perales, lo cual resulta sin duda un logro, pues se está pensando a corto, cortísimo plazo, es decir, la próxima época de estiaje, que comienza en abril del 2023.

Con este proyecto, se tendrá un abasto adicional de 40 litros por segundo, llegando casi a su nivel normal, con lo cual se espera disminuir dramáticamente el desabasto, un desabasto que sin duda es preocupante, pues ha sido necesario llevar el agua en pipas para abastecer los hogares.  

La obra tendrá un costo de 8 millones de pesos en una primera etapa. Tendrá un tratamiento con dióxido de cloro, sedimentación y luces ultravioleta, en un proyecto con tecnología actual. Tras su purificación se bombeará al tanque elevado, que forma parte del proyecto original de la potabilizadora y de ahí se distribuirá a una zona específica de la ciudad, donde por cierto, ya se ha renovado casi en un cien por ciento la red de agua potable. Este jueves arrancó la obra de la rehabilitación de la calle Alvarado, la única que falta para que esté completamente renovada la red. Habrá agua suficiente para abastecer a 15 mil habitantes más. Incluso, por el tratamiento que recibirá, será totalmente potable, lo que significa que incluso se podría usar para consumo humano directamente de la llave.

La vieja planta potabilizadora de Los Perales tuvo una vida útil de más de 30 años. La actual, no tendría por qué tener menos expectativas. Porque como ya lo dijo la alcaldesa, “no necesitamos más elefantes blancos”.

Si este proyecto funciona como se prevé, la alcaldesa se habrá anotado un éxito en su gestión, algo que será digno de reconocerse, pues viene a solucionar de lleno, una problemática que año con año, los xicotepequenses sufren.

Vistas: 365

Loadind...