Opinión

Lalo Rivera: Corte de caja

Jueves, Diciembre 22, 2022
Leer más sobre Elmer Ancona Dorantes
Se podría decir que este 2022 le fue muy bien al Presidente Municipal de Puebla
Periodista y analista político. Licenciado en Periodismo por la Carlos Septién y Maestrante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM. Catedrático. Escribe en diversos espacios de comunicación. Medios en los que ha colaborado: Reforma, Notimex, Milenio, Grupo Editorial Expansión y Radio Fórmula.
Lalo Rivera: Corte de caja

A pocos políticos he visto realmente felices por ejercer el poder, y no me refiero a esa “felicidad” ficticia que los líderes y gobernantes muestran “para la foto”, para los medios de comunicación.

Tampoco hablo de esa extraña “felicidad” que los políticos reflejan en el rostro por haber obtenido un triunfo opaco y discutible o por haber conseguido alguna sucia ganancia, fruto de sus corruptelas.

Mucho menos me refiero a esa extraña “felicidad” que sienten al sentarse en el Trono del Poder (una silla de madera como cualquier otra) que deslumbra al más ciego entre los ciegos.

Yo hablo de esa satisfacción, de ese júbilo y gozo que algunos políticos -los menos- reflejan en el rostro por el hecho de servir a los demás, por gobernar para “los otros”, pensando más en el prójimo que en uno mismo.

Más artículos del autor

Es parte de esa “otredad” que genera una identidad propia y que marca la diferencia con el resto de los gobernantes que ostentan el poder de manera egoísta, grotesca.

Lalo y el 2022

Me llama la atención el caso de Eduardo Rivera Pérez, presidente municipal de Puebla, a quien los ciudadanos llaman con cariño Lalo Rivera.

Tuvo un difícil arranque en su gobierno, producto de una crisis social generada por la pandemia que afectó gravemente a toda la población en los rubros de salud, economía e integración social.

El alcalde tomó al toro por los cuernos y se decidió a gobernar esta complicada ciudad, dado su crecimiento exponencial, con una población de casi dos millones de habitantes.

En tan solo un año de gobierno, transformó el rostro de esta hermosa urbe y con ello el rostro y sentimiento de miles de poblanos, ansiosos de ver una ciudad diferente, más alegre, más activa, más productiva y cohesionada. Y lo ha logrado.

Han sido 411 días de trabajo continuo que han requerido de mucho trabajo, sudor y esgrima. Así, literalmente. Se la ha tenido que rifar, en serio, con todo y contra muchos.

Y pese a las adversidades, a los momentos complicados, a los tropezones, a los frenos presupuestales, a las críticas mordaces (muy válidas) todos los días refleja en el rostro ánimo, ímpetu, convocatoria, consenso y un claro llamado a seguir trabajando por y para los poblanos.

Los ciudadanos, es innegable, son altamente demandantes y a diario exigen a sus autoridades solución a los problemas más urgentes; exigen una ciudad más digna, más habitable. Y este gobierno municipal, por lo que se percibe, en eso está trabajando.

Sin lugar a dudas, y como Corte de Caja, se podría decir que este 2022 le fue muy bien al Presidente Municipal de Puebla, y esto se refleja en el sentimiento de tranquilidad, de felicidad, de cientos de poblanos que recorren, solos o en familia, las calles de su ciudad, de su Centro Histórico.

El rostro de Lalo Rivera lo dice todo: es el de un político que, en términos prácticos y reales, refleja felicidad. Y es feliz porque la alegría de un político se lo da la gente a la que se sirve y se gobierna con pasión y honestidad. Políticos felices, ciudadanos felices.

@elmerando

Vistas: 615

Loadind...