La increíble y triste historia de una dama accidentada

Sábado, Mayo 1, 2021 - 17:05

El Ayuntamiento de Huauchinango informó que familiares ahora piden 250 mil pesos

Comunicador y periodista. Reportero, corresponsal y columnista (La Pasarela) en diversos medios poblanos. Ha ejercido su labor reporteril en radio, televisión y prensa escrita en medios de Huauchinango y Xicotepec.

La historia comenzó el 16 de abril de este año, cuando la profesora Artemia Varona circulaba por la colonia FTSE en Huauchinango para aplicarse la vacuna contra COVID-19.

Una patrulla que circulaba en reversa la atropelló, tirándola al suelo. Lo anterior fue grabado en un video al parecer por vecinos del lugar, en donde se ve que uno de los policías que viajan en la patrulla, baja y se asoma debajo del vehículo para verificar el estado de salud de la señora. Momentos después el conductor mueve la unidad y queda al descubierto la víctima. Hasta aquí el video, que es posible verlo en las redes sociales.

A raíz de esto, el tema se complicó. Las redes sociales, condenaron de facto el hecho. Hubo incluso quien afirmó que los policías arrollaron por voluntad propia a la mujer, lo cual por descabellado, se descarta. Otros culparon abiertamente a los policías por su impericia para conducir, lo cual parece ser hartamente justificado.

Pero el tema adquirió mayor relevancia cuando a decir de algunas versiones periodísticas, la comuna que encabeza Gustavo Vargas Cabrera, se negó a pagar los gastos de hospitalización de la víctima. Los encabezados fueron lapidarios. Ante ello, la administración marcó postura. En un primer comunicado del ayuntamiento hecho llegar a esta redacción luego de las acusaciones, planteó que en ningún momento los elementos policiacos se desentendieron del asunto y se llamó a una ambulancia del DIF para que auxiliara a la víctima, pero sus familiares prefirieron que fuera trasladada hacia la clínica particular Monte Sinaí, donde a decir del comunicado, se reportó su estado de salud como “estable y sin lesiones que pongan en riesgo su vida”.

Por lo que corresponde al pago de la hospitalización, -siempre citando al comunicado-, el ayuntamiento aceptó liquidar el monto correspondiente. Sin embargo, ante nuevas notas, donde familiares de la víctima desmienten la versión anterior, el ayuntamiento nuevamente ha vuelto a emitir un comunicado, donde planten un hecho inquietante:

Haciendo a un lado los demás incisos del comunicado, centrémonos en los siguientes:

b) El día 22 de abril por la mañana y después de haber sido dada de alta, se tuvo un primer acercamiento con los familiares y su abogado en las oficinas de la Secretaría General. Procedente de esta reunión, el gobierno municipal se comprometió a cubrir los gastos de hospitalización, toda vez que se mostrarán las facturas correspondientes. Los familiares estuvieron de acuerdo confirmando que las llevarían al otro día, lo que reflejaba una cantidad de casi 80 mil pesos.

c) El día 23 de abril, es decir al día siguiente, los familiares se presentaron pero sin su abogado, rechazando el primer acuerdo que se tuvo anteriormente, incluso tampoco llevaron las facturas comprobatorias de todos los gastos y ahora solicitaban la cantidad de 250 mil pesos; a lo que la autoridad expresó que revisarían ese tema ya que no estaban de acuerdo con el aumento del apoyo económico y que no coincidía con lo expresado por la familia anteriormente.

Ante ello, el ayuntamiento plantea que el aumento repentino del monto solicitado, aunado a la ausencia de documentos comprobatorios, deja claro que hay intereses ajenos estrictamente al estado de saludo de la víctima.

Más aún. La Comuna hizo llegar a esta columna, una serie de audios en donde puede escucharse a una voz femenina, que asegura que “en el tiempo que sea, así sean años, nos van a tener que pagar. Mi papá fue líder sindical durante muchos años. Entonces, desde el primer día, el Sindicato está a expensas (sic) querían venir a hacerles un desmadre en lo de la vacunación. Ustedes saben de los alcances de… nada más están queriendo algo y más en estos tiempos”.

En otro de los audios se escucha a otra voz femenina, reiterando el compromiso del alcalde Gustavo Vargas, que está dispuesto a cumplirse, es decir, el pago de los 80 mil pesos requeridos inicialmente, pero no los 250 mil que ahora exigen.

Hasta aquí la historia.

Agradecemos a la Comuna que haya elegido a esta columna para ventilar este tema, pues afirman  -este tema sí que es debatible-, que la misma es muy leída en la región (favor que nos hacen) y por nuestra parte, desearíamos que el caso llegue al mejor trato posible.

Por supuesto, todo hubiese sido mejor si no hubiera ocurrido el accidente. La profesora Artemia estaría en su domicilio sana y salva, los policías no se hubieran metido en el tremendo lío en que se metieron; y nosotros no estuviéramos escribiendo esta lamentable historia. Pero como el hubiera no existe, es mejor que las cosas se arreglen de la mejor manera. Lo peor en todo caso sería, que alguna de las partes intentara obtener beneficios extraordinarios a la salud de la infortunada víctima.

En todo caso -por decir lo menos- sería deleznable.

***

Llega Pancho Aguas Frescas con un consejo muy sabio: “Háganse candidatos”, dice.

-  No es nuestro giro -rebatimos-.

- Debería. Ahí está la pachocha -dice bajando la voz-, sobre todo a una alcaldía. Si le entran por un partido chico -sigue recomendando- del recurso que te den, ocupas solo una pequeña parte, abres una cuentita de Face, subes dos o tres publicaciones comiendo garnachas, tamales o atole callejero, saludando a algún despistado en la calle y listo, justificas tu lana.

-  ¿Y lo demás?

-   ¡Pues lo metes a tu cuentita bancaria, carnal!

-   ¿Pero no hay problemas con el INE?

-   Nel, carnal. Que te facturen dos o tres eventos falsos y con eso la libras.

-    No suena mal. Pero ¿y si es un partido grande?

-    Es lo mismo, el pex comienza cuando ya quieres ganar.

-     ¿Ahí que?

-    Pues que ahí sí tienes que meterle lana, pero en cambio si ganas es mejor que sacarse la lotería.

-     ¿A poco si?

-     ¡Claro! Te haces de mulas, hoteles, propiedades, ranchos, y en una de esas hasta carrera política logras.

-    ¿Dónde dices que se inscribe uno…?

 

¡Abur!


Encuesta