Domingo, 20 de Octubre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



La loca carrera por hacerse notar

Miércoles, Octubre 9, 2019 - 09:40
 
 
   

“La prisa es llenarse la vida con actividades febriles que no dejan tiempo para afrontar lo esencial

Txetxu Ausín

Los gobiernos municipales en Puebla han llegado a su Primer Informe de actividades, más con pena que con gloria. En la mayoría de los casos, los datos comparativos exhiben escasez de resultados en los ayuntamientos, sobre todo en los emanados de Morena, que tan altas expectativas generaron.

Se han quedado más en el discurso o en las buenas intenciones que en los hechos.

Siguen siendo asignaturas pendientes los buenos servicios públicos, la adecuada aplicación de los recursos, obras de infraestructura necesarias y por supuesto, la seguridad. La ciudadanía percibe graves retrocesos que deterioran la calidad de vida y afectan a amplios sectores de la población.

Y aunque los ayuntamientos apenas van por su primer año de gestión, ya comienzan a manejarse nombres y a plantearse relevos. El juego por anticiparse al futuro no es nuevo ni deja de ser entretenido, lo que pasa es que ante la ineficacia de los gobiernos actuales, los tiempos se han acelerado.

En Puebla ya hay “adelantados” que comienzan a hacerse notar, lo que ha generado esta efervescencia política, que va en ascenso.

En otras palabras, estamos viviendo “el síndrome de la impaciencia”, parafraseando al sociólogo Zygmunt Bauman, queriendo sustituir ya a quienes después de un año han dejado mucho que desear o siguen aprendiendo a gobernar.

Esta impaciencia se ve reflejada en la aceleración por la obtención de beneficios a través del ejercicio político, la superficialidad de priorizar las coyunturas políticas y sociales en detrimento de los proyectos estratégicos de largo plazo, que para estos momentos resultan poco atractivos.

En esta coyuntura también entra en juego el tema de las ideologías.

Existen cada vez con mayor frecuencia políticos que no están comprometidos ni con el partido que los postuló ni con alguna ideología o proyecto común de acción y que alcanzan posiciones de poder dentro de sus áreas de influencia, tratando al ciudadano como una especie de mercado al cual pueden satisfacer con palabras o promesas que son tendencia, pero que difícilmente aportan sustancia.

Con el tiempo, estos comportamientos de los políticos “líquidos” suelen carecer de la diferenciación con otras expresiones políticas y terminar por quedar exhibidos ante la opinión pública como meros políticos sin distinción, al servicio de intereses personales o de grupos reducidos que se sirven del poder y no lo utilizan para servir.

En resumidas cuentas, Morena en Puebla está pagando caro los costos de la improvisación y el acceso al poder sin una definición clara del proyecto de la 4T.

La mayoría de los alcaldes morenistas se han quedado en bonitos discursos y acciones cargadas de un fuerte sentido ideológico pero sin eficiencia gubernamental. Los que hoy están no aciertan a convencer a los gobernados con acciones claras y contundentes.

Han perdido tiempo, recursos y esfuerzos, lo que está ocasionando una aceleración de los tiempos, haciendo que el 2021 se invoque desde ahora, como una promesa o un deseo de que será mejor de lo que ahora estamos viviendo.

Mtro. César Marcelino León

** Artículo “Saber vivir “despacito”: elogio de la lentitud desde la filosofía”

https://ethic.es/2019/05/prisa-despacito-elogio-de-la-lentitud-desde-la-filosofia/


Semblanza

Marcelino León Ochoa

Ver más +

Encuesta