Lunes, 16 de Septiembre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



¿Empieza a salir el peine?

Viernes, Agosto 23, 2019 - 19:14
 
 
   

Las luchas por el poder administrativo, se extienden a la lucha por el control de actividades.

Por: Atilio Alberto Peralta Merino

La sucesión de Mario Marín al frente del gobierno de Puebla, fue acompañada por el fantasma de las redes internacionales de pederastia denunciadas por la escritora Lydia Chacho, redes, a las que habría que sumar la protección brindada por el Cardenal Primado al padre Nicolás Sánchez, quién ante la acusación de abuso a menos fuera remitido por Norberto Rivera a la Diócesis de Los Ángeles, California con la anuencia del Cardenal Mahoney

En enero de 2010, el contendiente Rafael Moreno Valle, quién terminaría por ascender a la primera magistratura estatal en el proceso de sucesión referido, se entrevistaría con un personaje por demás interesante, nada más y nada menos que el hoy célebre Emiliano Salinas Occelli, pareciera que las luchas por el poder administrativo, se extienden a la lucha por el control de actividades de lo más variado que pudiera imaginarse cualquiera a simple vista.

La visita del General David Petreaus a la ciudad de México en enero de 2012, en su carácter de director general de la CIA, pasaría por su parte como, prácticamente inadvertida, para la opinión pública nacional, recuerdo por aquellas fechas tan sólo dos artículos periodísticos escritos en referencia a la misma, uno escrito por toda una autoridad en la materia, me refiero por supuesto al general Jorge Carillo Olea, el otro, modestamente, lo escribió un servidor.

En el marco de la visita en cuestión, los programas e instrumentos integrantes de la denominada “iniciativa Mérida” recibirían un especial impulso, entre ellos, por supuesto, los referentes a la cooperación en la Academia Internacional de Policía, situada en la comunidad de Chachapa, en Amozoc; localidad que, por cierto, también es una de las sedes importantes de la secta denominada “La Luz del Mundo”, a grado tal que el actual alcalde es uno de sus congregantes.

Los antecedentes de cómo se controla a un país a través de la posesión de los secretos sexuales de sus élites, es por demás abundante.

 En la Gran Bretaña se recuerda el escándalo que suscitó en 1963, precisamente en los momentos más álgidos de la “Guerra Fría”, el acceso de la KGB a los secretos de la seguridad interior del reino, en virtud de “las trampas de miel” al ministros John  Profumo.

“Sinfonía en Rojo Mayor” resulta a la fecha una lectura singularmente interesante, sus críticos de manera no poco fundada, han dicho que es un invento tejido en los sótanos de la dirección general de seguridad el franquismo, a la manera en que la policía zarista, entresacara de los texto de Maurice Joly  los elementos centrales de “Los Protocolos de los Sabios de Sion” con mera intención propagandística.

Lo cierto, es que la obra en cuestión de autor anónimo y con estilo autobiográfico contiene demasiadas precisiones sobre las acciones de espionaje soviéticas en España durante “La Guerra Civil”, así como en Francia durante los días de la ocupación alemana, como para carecer del todo de elementos testimoniales claves para entender toda una época.

La lectura de “Justine” de Lawrence Durell, describiendo el tráfico sexual de toda laya y marcadamente el concerniente a la agresión sexual a menores, en medio de las acciones de nazis, británicos y sionistas en la Alejandría de entreguerras, resulta de lectura obligada, si atendemos al hecho, simple y sencillo, de que,  Thierry Meyssan señala en La Red e Voltaire” , la afición que ha caracterizado al general David Petreaus desde que sustituyendo al general McChystal como jefe de las operaciones conjuntas del ejército d ellos Estados Unidos en Afganistán e Irak, habría manifestado por disfrutar del acceso carnal de la muchachas menores de edad.

Los peritajes de aeronáutica civil no encontrarían absolutamente nada extraño en el hecho de que una nave que se moviliza mediante un motor de combustión interna dejé de operar por falta de combustible, tampoco resultaría de extrañarse que los pilotos encargados del caso no verificasen la carga de turbosina en cuestión dado el carácter imprevisto con el que reciben un llamado a operar.

En medio de pesquisas ministeriales de singular importancia, el gobierno de la República anuncia el cese en la cooperación de mando en la Academia Internacional de Policía, y llama la atención que a escasos cuatro meses de un deceso que apunta por fracturar a toda una organización, su principal soporte también fallezca, no cabe, duda, cosas terribles pasan en el mundo; como el que, una dirigente política integrante de una de las familias más poderosas del país, opere una sucesión de mando partidista favorable al gobierno en turno del que se es opositor, cuando a escaso un año había ejercido toda su influencia para que un fallo judicial en materia electoral se orientara en un sentido totalmente opuesto, claro, en medio apareció un video de los primos bailando para el patriarca de una de las redes de pederastia más influyente del orbe

 La cola de una aeronave desplomado no se consume por el fuego producido por el incendio derivado del estallido del impacto en cuestión cuando no existe combustible que lo alimente, y se tiene muy pero muy cerca a expertos en alterar los instrumentos de medición de los tableros de conducción mediante un imán, muchas, muchas cosas pasan cuando se pretende habría circuitos comerciales de pingues negocios al margen de los ya establecidos.

albertoperalta1963@gmail.com


Semblanza

Atilio Peralta Merino

Nací en ésta ciudad, en la sala de maternidad “Covadonga” de la Beneficencia española, “tal vez un jueves como hoy de otoño”, dijera parafraseando a Cesar Vallejo, y de inmediato me trasladé a las islas del Caribe, entre brumas mi primer esbozo de recuerdo es el vapor de un barco que desembarcó en la Dominicana, Isla a la que jamás he vuelto y que no registro en la memoria consciente, desconozco si habríamos arribado a “Santo Domingo” o si todavía sería “Ciudad Trujillo” acababa de tener verificativo la invasión auspiciada por la OEA y, al decir de mi señora madre, era en ese momento el lugar más triste que habría sobre el planeta tierra. Estudié orgullosamente con los jesuitas hecho que me obliga a solazarme en la lectura de james Joyce, y muy particularmente en “El Retrato del Artista Adolescente”, obra que conocí gracias a mi amigo y compañero de andanzas editoriales juveniles Pedro Ángel Palou García, y asimismo orgulloso me siento de mis estudios en leyes en la Escuela Libre de Derecho pese a los acres adjetivos que le endilga a la escuela José Vasconcelos en su “Breve Historia de México” al referirse a otro egresado de la “Libre” como lo fuera el presidente Emilio Portes Gil. Crecí escuchando los relatos de mi abuelo sobre su incursión en los primeros años de su adolescencia en las filas del ejército constitucionalista, sus estudios de agronomía en “Chapingo” junto a los Merino Fernández, su participación en la “Guerra Cristera” al frente de cuadrillas armadas bajo la indicaciones del General Adrián Castrejón quién años después crearía los servicios de inteligencia militar y se convertiría en el gran cazador de espías nazis durante los años de la conflagración mundial, y por supuesto, de los días aciagos del avilacamchismo de cuyo régimen perdería el favor dadas las intrigas que suscitarían su parentesco con el líder obrero Manuel Rivera Anaya. Mi padre por su parte, llegaría a éste país mitad en vieja de estudios, mitad exiliado, habría corrido a su cargo el discurso que en representación de los jóvenes fuese pronunciado ante la multitud reunida en Caracas el 23 de enero de 1958 con motivo de la caída de la Dictadura de Marcos Pérez Jiménez, suceso al que alude Gabriel García Márquez en “El Otoño del Patriarca, matriculándose en la entonces Escuela Nacional de Economía que, muy pocos después, se transformaría en la “facultad” gracias a la brillante intervención de la maestra Ifigenia Martínez. “Soy todas las cosas por las que voy pasando”, he tenido en suerte el haber colaborado, o convivido de alguna manera con hombres cuya actuación ha resultado clave en la historia reciente del país, mencionaré a manera de ejemplo y obligado por la más elemental de las gratitudes a los senador José Ángel Conchello y Humberto Hernández Haddad así como y mi entrañable maestro el constitucionalista Elisur Artega Nava ; transformación que conduce por un lado , a darle cabal cumplimiento al deber bíblico de dar testimonio de los sucesos que corren en el siglo, y por la otra a convertirse en un hombre sencillo como dijera Borges: “ que aprecia el sabor del agua, el caminar pausado y la conversación con los amigos”.

Ver más +

Encuesta