El Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) exoneró al alcalde capitalino Eduardo Rivera Pérez de actos anticipados de campaña, pero acreditó la conducta en el excandidato de Fuerza por México (FXM), Eduardo Rivera Santamaría, así que lo amonestó, y ordenó al PAN atender una denuncia de su exsecretario General, Francisco Antonio Fraile García.

En sesión pública este jueves el TEEP declaró inexistentes los supuestos actos anticipados de campaña de Rivera Pérez denunciados por el ciudadano Erik Guerra Hernández, pues no se constató la entrega de obsequios ni se aportaron pruebas sobre lo denunciado.

En contraste, se declaró fundada la denuncia de María Mercedes Rivera García en contra del excandidato de FXM a la alcaldía de Puebla, Eduardo Rivera Santamaría, por actos anticipados de campaña y precampaña.

El tribunal acreditó la falta, pero no la consideró de gravedad, por lo que únicamente impuso una amonestación pública.

Reabren queja de Fraile

Por otra parte, el tribunal ordenó a la Comisión de Justicia del Consejo Nacional del PAN que reciba y analice de fondo la queja presentada por Francisco Antonio Fraile García, con la cual impugnó su destitución de la Secretaría General del partido en Puebla.

El 31 de agosto la comisión desechó la inconformidad, con el argumento de que el quejoso carecía de legitimación para reclamar su reincorporación al cargo, ya que supuestamente la había abandonado.

El TEEP concluyó que Fraile García en realidad pidió licencia para buscar una candidatura y luego pidió su reincorporación.

Por ello determinó que el panista sí cuenta con legitimación para exigir su reincorporación, por lo que se revocó el desechamiento de la queja y se ordenó admitirla para que sea analizada de fondo.

Karina Pérez también libra sanciones

En otro asunto, el TEET también exoneró a la ex presidenta municipal de San Andrés Cholula, Karina Pérez Popoca, quien fue acusada de uso indebido de recursos públicos, promoción personalizada y actos anticipados de precampaña, a raíz de una entrevista en Televisión.

El y las magistradas señalaron que la denuncia era improcedente debido a que la televisora señaló que la entrevista fue por invitación suya, así que supuestamente no hubo un contrato por prestación de servicios y la edil no utilizó su horario laboral para su aspiración a la reelección.