Joe Biden, presidente de Estados Unidos, dijo que su país defendería a Taiwán si fuera atacado por China, que lo considera parte de su territorio, y alardeó que China y Rusia saben que su gobierno tiene las fuerzas armadas más poderosas del mundo.

Los comentarios de Biden van en sentido contrario de la antigua política estadounidense de "ambigüedad estratégica", por la cual Washington ayuda a Taiwan a construir sus defensas, pero sin comprometerse a salir en respaldo de la isla.

En agosto, el mandatario hizo una promesa similar cuando declaró a la cadena ABC que Estados Unidos siempre defendería a sus aliados clave, incluyendo a Taiwán, a pesar del retiro de sus tropas de Afganistán.

Biden dijo que Estados Unidos asumió el "sagrado compromiso" de defender a los aliados de la OTAN en Canadá y Europa, señalando que es lo mismo con Japón, Corea del Sur y Taiwán.

La tensión entre Estados Unidos y China por Taiwán se ha elevado en las últimas semanas a raíz de los avances militares de las dos naciones.

Por un lado, China realizó una serie de incursiones aéreas cerca de Taiwán, mientras que Estados Unidos reconoció que tiene destinado a un pequeño contingente de militares en la isla desde hace al menos un año para entrenar a las fuerzas locales.

Ambos países están llevando al límite el statu quo creado en 1979, cuando Washington reconoció a Pekín como el único gobierno chino con el entendimiento de que Taiwán tendría un futuro en paz.

De acuerdo con autoridades taiwanesas, las relaciones entre Taipei y Pekín atraviesan su peor momento en las últimas cuatro décadas.

Chiu Kuo-cheng, ministro taiwanés de Defensa, afirmó que China será "capaz de organizar una invasión a gran escala de la isla para el año 2025”, lo que ha encendido alarmas en Washington.

Con información de Milenio.