Las fotomultas no han disminuido las muertes de personas en accidentes viales en Puebla, pues las tasas de defunciones por cada 100 percances son iguales a cuando no había fotomultas, y tampoco se ha visto una baja sustancial con los cambios de gobierno ni de la empresa que opera los radares.

Así lo demuestran datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) del municipio de Puebla, en sus reportes anuales y mensuales con corte al mes de julio de este año.

De una revisión se desprende que, en 2012, antes de que el entonces gobernador Rafael Moreno Valle iniciara el programa de fotomulta, el INEGI contabilizó en Puebla 11 mil 428 accidentes de tránsito, entre choques, volcaduras y atropellamientos.

En dichos percances resultaron heridas 4 mil 219 personas y 237 perdieron la vida, es decir, hubo una tasa de 2.07 personas muertas por cada 100 accidentes de tránsito.

Para el 2013, cuando la empresa Autotraffic comenzó a operar en Puebla con 15 radares, se registró una mínima reducción del 1.66 por ciento en el número de accidentes.

Las personas heridas bajaron 11.07 por ciento, al registrarse 3 mil 752, mientras que las víctimas mortales bajaron 23.63 por ciento, al registrarse en todo el 2013 un total de 181, lo cual se tradujo en una tasa de mortalidad de 1.61 decesos por cada 100 percances.

En 2015, dos años después de que entró en marcha el programa de las fotomultas, los accidentes viales solo se habían reducido 9.22 por ciento en comparación con el 2013, a pesar de que las multas por exceder el límite de velocidad que iban de 564 a 1 mil 612 pesos con Autotraffic.

Sin embargo, ese año se registraron 2 mil 911 personas heridas, en tanto que hubo 190 muertes, lo cual se tradujo en un incremento del 5 por ciento en comparación con el 2013.

La tasa de mortalidad también se elevó a 1.86 defunciones por cada 100 hechos de tránsito, es decir, 25 por ciento más que en 2013.

En 2018 la tendencia de los accidentes viales volvió a bajar, sin embargo, esto no repercutió en una reducción de fallecimientos por accidentes.

Según el INEGI, en el 2018 se registraron 7 mil 577 hechos de tránsito en Puebla, es decir, 33.7 por ciento menos de los documentados en 2012, cuando no había fotomultas.

Sin embargo, aunque hubo menos accidentes la tasa de víctimas mortales fue mayor, ya que por cada 100 accidentes de tránsito hubo en promedio 3.04 personas que perdieron la vida.

Para 2019 la tasa de muertes fue de 2.52 por cada 100 accidentes, toda vez que se reportaron 7 mil 559 percances con 191 víctimas mortales.

Más radares tampoco ayudaron

En julio de 2019 venció el contrato que tenía el gobierno del estado con la empresa Autotraffic, así que las fotomultas dejaron de operar durante los últimos cinco meses de ese año.

A partir de enero de 2020 el actual gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta retomó el programa de fotomultas, ahora operado con la empresa Intecproof.

La licitación ganada por esta empresa contempló la instalación de 157 radares de fotomultas, es decir, 10 veces más de los que tenía Autotraffic, además se hicieron modificaciones a las tarifas, ya que la primera multa sería gratis, la segunda costaría 608 pesos y la tercera y posteriores valdrían 869 pesos.

En su primer año de operaciones Intecproof tampoco logró reducir la mortalidad de los accidentes, aún y cuando se reportaron menos hechos de tránsito que el año anterior.

Los datos del INEGI muestran que en 2020 hubo 6 mil 601 percances viales, pero la tasa de mortalidad fue de 3.18 decesos por cada 100 accidentes.

Esta tendencia se mantuvo en los primeros siete meses de 2021, ya que según cifras de la SSC publicadas en el portal del ayuntamiento de Puebla, de enero a julio ocurrieron 1 mil 767 percances vehiculares tan sólo en la ciudad de Puebla.

La mortalidad de estos hechos es mayor que la que se reportó en 2020, pues en los primeros siete meses del presente año, la tasa fue de 3.28 muertes por cada 100 accidentes.