Julen Rementería, senador del PAN, denunció en redes sociales el #Cubagate, un fraude por más de 255 millones de pesos, en el que participaron Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba y Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno capitalino, al contratar 500 médicos cubanos sin título para atender a pacientes con covid-19.

A través de su cuenta de twitter, Rementería explicó que los hechos ocurrieron en abril de 2020 cuando el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) transfirió 135 millones 875 mil 81.52 pesos al Gobierno de la Ciudad de México, a través de un “convenio de colaboración”, para ayudarle en la crisis de la pandemia.

Un par de días después, el Gobierno capitalino firmó dos convenios bianuales con la administración de Díaz-Canel: uno por 135 millones 875 mil 81.52 pesos y otro por 103 millones 638 mil 266.40 pesos, ambos para contratar a 585 médicos cubanos, que iniciaron labores en hospitales públicos en diciembre de 2020.

Asimismo, recordó que, en una conferencia de prensa del 16 de diciembre de 2020, Sheinbaum aseguró que 500 médicos cubanos estaban ya en funciones en las instituciones públicas del Gobierno capitalino.

El senador indicó que solicitó a las instituciones responsables la información de los médicos como salarios, copias de los títulos profesionales, la acreditación de su profesión en México, criterios de compatibilidad y las unidades médicas a las que fueron enviados, pero refirieron que no contaban con ellos.

Los datos se pidieron a dependencias como Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ISSSTE, la Secretaría de Salud (SSA), Instituto Nacional de Migración (Inami), así como a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), las cuales le respondieron que no les correspondía entregar esa información o en otros casos que no la encontraron.

Al preguntar al gobierno de la CDMX, encargados del pago y contratación de los médicos, respondieron que no contaban con dicha información, pues no es su responsabilidad, sino del Ministerio de Salud de Cuba.

Ante ello señala que hay una contradicción, ya que, en ambos convenios, la SSA de la CDMX se dice responsable de tramitar el permiso para que estas personas puedan ejercer como profesionales de salud.

“Pusieron a personas extranjeras sin profesión para atender pacientes COVID, sin corroborar que estuvieran titulados”, señaló el senador.

Denunció que el dinero fue a parar a la “dictadura cubana”, pues según el contrato, la transferencia fue en euros y se hizo a las cuentas oficiales del gobierno cubano, no a los 585 médicos, quienes supuestamente recibieron un salario de 437 mil 390 pesos cada uno, por ofrecer sus servicios en México durante tres meses.

Criticando que, en el país, un médico mexicano titulado gana en el IMSS 17 mil pesos mensuales y los tienen sin herramientas para trabajar

Finalmente exigió a las autoridades entregar los expedientes de los pacientes que trataron los médicos, la cifra de muertos, que se indemnice a los familiares y que los responsables respondan ante la ley.