El simulacro de sismo en Puebla pasó desapercibido por la mayoría de los habitantes de Puebla capital pues, aunque las alarmas de edificios del gobierno sonaron, los ciudadanos continuaron con sus actividades.

La administración estatal dio a conocer que 8 mil 286 inmuebles en la entidad fueron considerados para esta actividad.

A las 11:30 comenzaron a sonar las alarmas de Casa Aguayo y los funcionarios que estaban ahí salieron de manera paulatina, entre ellos el gobernador del Estado, Luis Miguel Barbosa Huerta, sin embargo, la gente que estuvo a los alrededores continuó con sus actividades cotidianas.

Las personas que estaban en el mercado de El Alto, ubicado frente a Casa Aguayo, no salieron del inmueble en ningún momento y continuaron con sus actividades como si no ocurriera nada.

Otros ciudadanos que caminaron frente a Casa Aguayo se limitaron a voltear al inmueble al escuchar el sonido de las alarmas y cómo se frenó la circulación de la 14 Oriente por unos segundos.

En los comercios del centro de la ciudad los comensales no salieron de los restaurantes y cafeterías, aunque sí hubo movimiento en otros lugares como el palacio municipal.

Luego del simulacro de sismo de 7.2 grados con epicentro a 35 kilómetros al este del municipio de Acatlán de Osorio y a 55 kilómetros de profundidad, el gobernador del Estado dijo que es necesario consolidar la cultura de la prevención y realizar más ejercicios en donde no sólo se consideren los movimientos telúricos, sino también otros probables escenarios como la explosión del volcán.

En su participación, Eduardo Vargas Ávalos, director operativo de la Coordinación General de Protección Civil Estatal, informó que en Casa Aguayo participaron 60 personas quienes salieron del lugar en 45 segundos.

A nivel estatal participaron 436 mil 154 personas, entre servidores públicos y la población en general que estaban en 8 mil 286 inmuebles, de los cuales 2 mil 084 fueron edificios estatales, 2 mil 561 federales, 486 municipales y 3 mil 155 privados, precisó.

Barbosa habla de dirigente de Morena

En este marco, el gobernador del Estado aprovechó para hablar del tema político y consideró que el nuevo líder de Morena en la entidad debe ser un perfil equilibrado, así como maduro y no debe dividir al partido.

Se prevé que máximo en dos semanas el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena elija al nuevo delegado con funciones de presidente para Puebla luego de que Edgar Valentín Garmendia de los Santos, dejara su puesto para convertirse en diputado local.

Foto Agencia Enfoque