La Iglesia Evangélica Luterana en Estados Unidos designó a Megan Rohrer como su primer obispo transgénero en un servicio celebrado en la Catedral Grace de San Francisco. Rohrer dirigirá uno de los 65 sínodos de la iglesia, supervisando casi 200 congregaciones en el norte de California y el norte de Nevada.

En un comunicado dijo que asume tal rol porque una comunidad diversa de luteranos en el norte de California y Nevada votó con oración y consideración para hacer algo histórico, y su nombramiento celebrará que todo es posible cuando se confía en dios.

Rohrer usa los pronombres "they/he" (neutral para ellos/él, en español), anteriormente se desempeñó como pastor de la Iglesia Luterana Grace en San Francisco y coordinador de capellanes del departamento de policía de la ciudad. Además de ayudar a personas sin hogar y ser activista de la diversidad sexual de la ciudad.

La elección de Rohrer inició en mayo para servir por un período de seis años como obispo del Sínodo de Sierra Pacific después de que su obispo actual anunció su retiro.

Rohrer estudió religión en la Universidad de Augustana en su ciudad natal de Sioux Falls, Dakota del Sur, antes de mudarse a California para obtener una maestría y un doctorado en la Escuela de Religión del Pacífico en Berkeley.

Actualmente es una de las siete personas de la comunidad LGBTQ+ elegidas en distintos cargos de la Iglesia Evangélica Luterana. Esta iglesia es recordada por permitir que sus pastores mantengan relaciones con personas del mismo sexo. Rohrer se casó en 2014 y actualmente tiene dos hijos.

La iglesia es una de las denominaciones cristianas más grandes de Estados Unidos con aproximadamente 3.3 millones de fieles.

Con información de Milenio