A menos de 2 semanas para el regreso a clases, hasta 12 mil pesos gastaron familias para prepararse.

En  Puebla las clases en modalidad a distancia empezarán el 24 de agosto y se retomarán presencialmente cuando el semáforo epidemiológico se encuentre en verde.

Mónica Escobedo, madre de dos escolares, hasta el momento gastó mil pesos en compra de libretas y útiles para sus hijos pero al regresar a clases presenciales gastará 8 mil más entre uniformes y cuotas escolares que al día de hoy se ha podido ahorrar por la modalidad a distancia.

Comentó en entrevista que sus dos hijos asisten a escuelas públicas. Al volver a la modalidad presencial deberá adquirir uniformes, que en el caso de su hijo son tres: el diario, el deportivo y el de gala, y para su hija un uniforme especial que pide la escuela a pesar de ser de gobierno, además de la lista de útiles y libros complementarios.

Tiene un ahorro destinado para este gasto que deberá realizar en cuanto cambie la modalidad y se suman las cuotas anuales que piden las escuelas, aproximadamente de 650 pesos y las cooperaciones para el mantenimiento y limpieza de los salones que van desde los 70 hasta los 150 pesos por alumno.

Consideró que sería mejor esperar hasta que toda la población mayor de 18 años esté vacunada para regresar a las aulas, pues hay madres jóvenes que se aglomeran al momento de la entrada y salida para recoger a sus hijos, lo que podría convertirse en un foco de contagio.

Opinó que hay ventajas y desventajas al regresar a las escuelas pues conoce casos de niños contagiados de covid-19, pero en la modalidad a distancia sus hijos no han aprendido como deberían.

En el caso de Ana, madre de familia de dos pequeños que ingresarán a tercero de kínder y segundo de primaria, el gasto más fuerte que realizó fue en inscripción y colegiaturas. Al tratarse de una escuela privada, sólo la inscripción costó 3 mil pesos más el pago de 2 mil pesos de la primera colegiatura de cada uno, lo que sumó un total de 10 mil pesos.

Además, gastó mil 600 pesos en compra de libretas y útiles escolares, en comparación con otros años este gasto fue menor porque la escuela permitió reutilizar materiales lo cual representó un ahorro para las familias.

Cuando se regrese a clases presenciales, deberá gastar en uniformes, zapatos, mochilas, libros, etc., aproximadamente 3 mil pesos más, que hasta al momento ahorró por estar en modalidad a distancia. Al igual que Mónica, tiene un ahorro destinado para este propósito que juntó quincena con quincena durante varios meses.

Comentó que está en desacuerdo con regresar a las aulas pues considera que la escuela no es un lugar seguro para los niños ante el riesgo de contagio de covid-19. El lugar seguro para sus hijos continúa siendo su casa, además de que las clases en línea sí han dado buenos resultados académicos al tratarse de un trabajo conjunto entre padres y maestros.

Por otro lado, Abigail Mendoza, madre de dos niños de 6 y 7 años, gastó mil pesos en este regreso a clases en útiles escolares pero en el regreso a clases presencial gastaría hasta 5 mil pesos por los uniformes, tenis y libros que tendría que comprar.

Por la pandemia, cambió a sus hijos de una escuela privada a una escuela pública, lo que le representó un ahorro de 24 mil pesos en el año. Está de acuerdo en el regreso a clases presenciales porque las clases en línea no son aptas para niños, pues en esta modalidad la educación depende más del padre de familia que del maestro, además de que es necesario que los niños regresen a socializar con sus compañeros.