El desdén y la confusión de la ciudadanía, la inasistencia de funcionarios de casilla, la falta de mesas receptoras especiales y casillas ubicadas en sitios poco concurridos hicieron fracasar en Puebla la consulta popular para “enjuiciar” a los expresidentes de México.

Al corte de las 21:29 horas de este domingo, los resultados preliminares arrojaban una participación estimada del 4.1 por ciento en Puebla, de la cual el 97 por ciento estuvo a favor; el 1.2 por ciento en contra y 1.4 por ciento anuló su papeleta.

Las 2 mil 941 mesas receptoras de votos debieron abrir a las 8:00 de la mañana, pero fue hasta después de las 10:20 cuando se logró el objetivo

Un total de 4 millones 759 mil 751 personas tenían la oportunidad de votar en la entidad y se requería la participación de al menos el 40 por ciento (1.2 millones) para que la consulta fuera vinculante en el estado. 

En las casillas no hubo filas, por el contrario, existieron momentos en los cuales los funcionarios no tenían nada que hacer, pues no había quien respondiera la polémica pregunta:

“¿Estás de acuerdo en que se lleven a cabo acciones con apego al marco legal para esclarecer las decisiones políticas tomadas en el pasado por los actores políticos y garantizar la justicia y derechos de las posibles víctimas?”.

Jornada atropellada 

La junta local del Instituto Nacional Electoral (INE) en Puebla informó que no hubo incidentes que pusieran en riesgo la vida de los participantes, pero sí hubo otras complicaciones, como la instalación tardía de las mesas receptoras y la sustitución de funcionarios debido a las inasistencias.

Para la consulta se necesitaban 14 mil 705 funcionarios de casilla, pero en la última semana previa a la consulta, el 60.8 por ciento se negó a colaborar, así que fueron cambiados.

El consejero presidente de la Junta Local, Marcos Rodríguez del Castillo, comentó que incluso este domingo se tuvieron que tomar seis personas de las filas de votantes para que fungieran como presidentes; 128 como secretarios y 438 como escrutadores, debido a la inasistencia de funcionarios.

Cristian Cotzal, presidenta de la mesa receptora 0936, explicó que no todos los funcionarios llegaron y los que sí arribaron lo hicieron tarde, además la escuela en donde trabajarían no abrió a tiempo, así que las actividades iniciaron hasta las 9:10 de la mañana.

Los problemas no solo estuvieron relacionados con la organización, sino que el INE detectó que en seis de los 15 distritos federales hubo propaganda irregular, la cual ahora debe ser investigada por las oficinas centrales. 

Los sitios en donde se observó este problema fueron los distritos 3 (Teziutlán); 5 (San Martín Texmelucan); 6, 9 y 12 de Puebla capital, así como el 14 de Acatlán de Osorio.

Foráneos se quedan sin votar

A lo largo de la jornada hubo personas de otras entidades que estaban de paso en Puebla y querían participar, pero debido a la inexistencia de mesas especiales no pudieron hacerlo.

Leobardo García Zárate, habitante de la ciudad de Oaxaca, no pudo votar, por lo cual lamentó que a diferencia de las elecciones las autoridades no hayan instalado mesas receptoras especiales, pues hay gente que quiere participar, pero sale de su entidad por cuestiones laborales.

Consideró que esta situación está ligada a los intereses del INE para defender a sus “antiguos jefes”, aludiendo a los anteriores presidentes de la República, a los que calificó de “rateros".

“Antes existía la pena de muerte para los traidores, esos son unos traidores a  la patria, han robado, han traicionado, han vendido al país y voy a creer que sigan impunes y el INE solapando", reclamó.

María Magdalena Herrera observadora registrada como parte de la organización de Las izquierdas Puebla, comentó que vio como ciudadanos de otras entidades intentaron ejercer su derecho en las casillas de la colonia Jardines de San Manuel, pero no se lo permitieron.

Dijo que al ser observadora recorrió cinco puntos de votación, pero “reinó" la apatía de los ciudadanos, cuando debió ser una fiesta democrática. Comentó que donde estuvo no se llenaron ni la mitad de las urnas.

Señaló que este resultado le genera desesperanza, pues el ejercicio pasó sin pena ni gloria, lo cual está relacionado a la falta de promoción de esta actividad entre la ciudadanía.

Derroche de 540 mdp 

La consulta popular tuvo un costo de 540 millones de pesos en el país. De acuerdo con el conteo rápido del INE, a nivel nacional la participación fue del 7.7 por ciento del listado nominal, pero se requería al menos el 40 para que los resultados tuvieran efectos legales.

De quienes participaron, el 89.6 por ciento habría votado a favor de “enjuiciar” a exfuncionarios, el 1.38 en contra y 2.19 por ciento habría anulado su papeleta.

Foto Agencia Enfoque