Otra empresa ubicada en el parque industrial de La Resurrección, propiedad del empresario Ricardo Miguel Rivera, fue clausurada la tarde de este miércoles por realizar descargas clandestinas a una barranca del río Alseseca.

La empresa textilera, Jumbotex S.A de C.V, ubicada sobre Camino Real de Manzanilla, en lugar de instalar su drenaje y su planta de tratamiento para tirar sus aguas residuales de manera adecuada, para evitar mayores afectaciones al medio ambiente optó por instalar tubos que salen directamente a una barranca.

La clausura fue efectuada por inspectores del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado del Estado de Puebla (SOAPAP) y por elementos de Seguridad Pública y será reabierta una vez que el empresario Ricardo Miguel instale su planta de tratamiento y drenaje con los permisos correspondientes, o bien, pague por el servicio de tratamiento adecuado.

Esta empresa que da trabajo a 150 personas instaló al menos 10 tubos de PVC en la parte trasera de la textilera por donde caen sus descargas de aguas negras directamente a la barranca ubicada en la Colonia Joaquín Colombres, por lo que ahora los empleados no podrán asistir, hasta que se regularice.

Aunque este lugar cuenta con una conexión al sistema de drenaje municipal, no la utiliza, debido a que el flujo de descargas es mayor a la capacidad de esta, por lo que aprovechó su cercanía con la barranca para ahorrarse el pago por el tratamiento del agua residual.

Un estudio realizado durante el mes de junio reveló que las aguas que corren por las barrancas de esta zona contienen la bacteria Vibrio cholerae, que causa la enfermedad del Cólera, además también han encontrado residuos de azul de Prusia, usado para teñir mezclilla, cuyo uso fue prohibido en Estados Unidos, debido a que se le relaciona con casos de Cáncer.

Esta clausura se suma a otras realizadas a empresas del mismo parque industrial como el caso de las descargas de Rio Sul, y el caso de las 180 bodegas del empresario Jorge Kanan del Valle que tampoco cuentan con permiso de uso de suelo ni drenaje.

Cabe mencionar que esta sanción solo corresponde al SOAPAP, sin embargo, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) también podría emitir una multa, toda vez que las barrancas pertenecen a las llamadas zonas federales y deberían contar con revisiones continuas por parte de la dependencia antes mencionada para evitar que la Industria Textil, contamine el agua potable de los ríos, en este caso el Alseseca y al Atoyac.

En esta zona el aroma a agua podrida y contaminada es perceptible durante todo el año, pero es más evidente en la temporada de estiaje, debido a que los lodos industriales que se asientan en las barrancas impiden que el agua pueda filtrarse como lo haría de manera natural, esto aunado a la basura que depositan los habitantes en el lugar.