El secretario de Educación, Melitón Lozano Pérez declaró que el regreso a clases presenciales para el ciclo escolar 2021-2022 se mantiene firme y tendrá que ser razonado, además de voluntario.

Desde el mes de abril, añadió, se han desarrollado diversas fases de preparación para cuidar a los alumnos en colaboración con el gobierno federal.

En la conferencia virtual matutina comentó que no sólo se trata solo de cuidar a los menores para que no se contagien, sino cuidarlos emocionalmente.

“(El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador) nos llama a todo el país a crear las condiciones necesarias, entre profesores, maestros, sindicatos, para hacer todo un esfuerzo de solidaridad para que podamos regresar el 30 de agosto. Y el presidente fue muy enfático: nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho. El regreso tendrá que ser muy razonado pero, al final de cuentas, voluntario”.

El gobernador Miguel Barbosa Huerta aseguró que Puebla estará listo para el regreso a clases el 30 de agosto y responderá al llamado del Presidente de la República.

Falta por reincorporar a  23% de alumnos que desertaron

De los 5 mil 17 alumnos que desertaron en el año escolar pasado fueron incorporados 3 mil 850 alumnos, pero aún faltan por incluir a mil 167, es decir el 23 por ciento, confirmó Melitón Lozano Pérez, titular de la Secretaría de Educación de Puebla.

El funcionario estatal señaló que hay casos de comunicación inexistente ya que los padres decidieron llevárselos a trabajar al norte del país, algunos de ellos a la recolección de uva.

“Se logró rescatar a 3 mil 850 alumnos. En el corte al fin de ciclo todavía existen mil 167 alumnos con comunicación inexistente”, puntualizó al referir que hacen máximos esfuerzos para convencer a los menores de seguir el plan de estudios.

Explicó que entre los motivos de la deserción escolar están la pérdida de un familiar, problemas económicos y la falta de conectividad a internet, pero que se han buscado la creación de cuadernos para laborar.

“Directores, maestras y maestros hacen llamadas telefónicas, visitas domiciliarias, recorridos con autos y perifoneo en bocinas de los pueblos, porque lo que se trata es de garantizar el derecho a la educación y que nadie quede afuera y nadie quede atrás”.