A pesar del plantón en el Congreso de Puebla la LX Legislatura dejaría en manos de la próxima administración la aprobación de la Ley en Materia de Desaparición de Personas.

La presidenta de la Comisión de Procuración y Administración de Justicia, María del Carmen Cabrera Camacho (del PT), anticipó que en próximos días dejaría listo el proyecto para que lo dictamine la nueva Legislatura que empezará el 15 de septiembre.

En entrevista señaló que la ley se postergaría porque es necesario evaluar el costo de su aplicación, para que se considere en el presupuesto de egresos del estado que el gobernador Miguel Barbosa Huerta enviará a partir de noviembre.

La legisladora detalló que la ley incluye la creación de un fondo de búsqueda de personas, una fiscalía especializada, un registro de fosas clandestinas, un registro forense, así como un registro de víctimas, por eso se necesita conocer cuánto costaría todo esto.

Como el presupuesto se estudiará hasta finales de año y la presente Legislatura terminará en mes y medio, vio muy difícil que la ley salga en una sesión extraordinaria antes del 14 de septiembre, como demandan familiares de víctimas que están en plantón desde el viernes.

“Estos estudios se los dejaré a los diputados entrantes y en determinado momento los diputados que entran tendrán que analizar el presupuesto del próximo año. A ellos les tocará toda la revisión del presupuesto y habrá que ver si se puede proyectar el presupuesto… a la mejor (sic) dejamos el proyecto de iniciativa trabajado en la mesa, ya nada más para poder pasar a la revisión de la parte presupuestal”, refirió.

Negó que “no se esté haciendo nada” o que se dilate a propósito la iniciativa, pues argumentó que el análisis que se está haciendo es a profundidad, para no sacar un trabajo “mal hecho o hueco”.

La Ley en Materia de Desaparición de Personas lleva un año “congelada” en la Comisión de Procuración y fue elaborada por el colectivo La Voz de los Desaparecidos, así como por el Instituto de Derechos Humanos “Ignacio Ellacuría” (IDHIE), de la Universidad Iberoamericana de Puebla.
 
No quiere “elefantes blancos”
 
Cabrera Camacho señaló que también hay “elefantes blancos” en la legislación, ya que hay reformas o leyes que se hacen “para la foto”, pero no sirven, no se aplican o representan un gran gasto para el Estado.
 
Sin poner ejemplos de esto reclamó qué hay grupos u organizaciones civiles que presionan a legisladores para aprobar determinados temas y estos ceden, con tal de quedar bien.
 
Bajo la premisa de que las desapariciones de personas son un tema delicado, consideró que la LX Legislatura no debe hacer un “elefante blanco” legislativo ni actuar por consignas, plantones o “amenazas”, pues acusó que hay algunas personas que incluso acosan e intimidan para exigir que se cumplan sus demandas.
 
A la vez reprochó que las desapariciones están siendo utilizadas como “bandera” por actores y grupos políticos para sacar provecho personal, aunque tampoco dijo quienes.
 
Descartan omisión
 
Cabrera Camacho insistió en que ya existe una ley general en la materia que funcione en tanto no haya una legislación local, por lo cual descartó que exista indefensión o incertidumbre jurídica.
 
Dijo solidarizarse con la lucha y consideró legítimas las protestas y críticas contra su comisión y el Congreso, pero también reclamó que solo se ve “lo malo” y no se valoran los avances legislativos que hubo en materia de procuración de justicia.
 
Aún así evitó evitó comprometerse a atender a las personas que están en el plantón para llegar a un acuerdo, pues dijo que estará abierta al diálogo “cuando podamos entendernos sin insultos, amenazas ni agresiones”.