Las familias Guzmán Talavera y Sarmiento Guzmán, así como la sociedad atlixquense, solicitaron a las autoridades correspondientes que todo el peso de la ley caiga sobre el responsable del homicidio culposo de los menores Gian y Carlos, quienes murieron al ser embestidos por un hombre que conducía a exceso de velocidad y en estado de ebriedad.

Los rumores de la liberación de Alan de 30 años hacen que aumente el temor de que por tratarse de una familia de escasos recursos queden en el olvido.

Hasta el momento la solidaridad de los atlixquenses se ha hecho presente a través de las redes sociales y en el funeral, el cual se llevó a cabo este 23 de junio desde las 15 horas en Funerales Puebla de esta ciudad, a donde se han dado cita no sólo amigos y familiares, también medios de comunicación, locales y estatales.

La historia de este accidente se dio a conocer este miércoles cerca de las 15 horas, minutos después de que acontecieron los hechos. Hasta entonces la duda seguía en el ambiente sobre las razones que llevaron al presunto responsable a embestir a los niños, pero durante la tarde y noche, los mismos familiares de los fallecidos comenzaron a hacer circular diversos videos para dejar testimonio de que sin razón aparente la camioneta Suzuki blanca se fue contra ellos.

Las fuertes imágenes que ya se han viralizado y fueron recabadas de diversas cámaras de seguridad, tanto oficiales como de comercios de la zona, muestran el momento justo del atropellamiento y la fuerza que generó la velocidad a la que era conducida la unidad.

 Además, desde diversos cámaras se observa que desde calles antes del punto del percance, la camioneta ya venía invadiendo carril. Un motociclista logró evadir la camioneta que aceleró momentos antes del impacto.

De igual manera se observa que a pocos metros de donde iban caminando los niños, la camioneta acelera su marcha, que en término generales era moderada antes del impacto. Por ello con base en todas estas evidencias, ambas familias de Carlos y Gian, que eran tío y sobrino, exigen justicia.

Hoy en el lugar del accidente se encuentran veladoras, juguetes y flores, para recordar al joven de 17 años y al pequeño de 5.