La producción del último modelo de Audi con un motor de combustión interna dará comienzo a partir de 2026, la marca Premium solo lanzará al mercado modelos nuevos impulsados exclusivamente por electricidad.

La compañía acelera la transición hacia la electromovilidad: eliminará de forma gradual la producción de motores de combustión interna, que llegará a su fin en el año 2033. El objetivo de Audi es alcanzar un nivel cero de emisiones netas a más tardar en 2050.

“A través de nuestra fuerte capacidad innovadora, ofrecemos opciones de movilidad individual sostenibles y neutras en carbono. No creo en el éxito de las prohibiciones, creo en la tecnología y la innovación”, declara Markus Duesmann, Ceo de Audi AG. 

El momento exacto en el que el motor de combustión llegue a su fin en Audi será algo que decidan, en última instancia, los clientes y la legislación.

La compañía espera que la demanda continúe en China más allá de 2033, por lo que podrían seguir ofreciéndose vehículos con motor de combustión fabricados localmente en el mercado chino. 

Al mismo tiempo, Audi ampliará considerablemente su actual gama de modelos totalmente eléctricos. Con los nuevos e-tron GT, RS e-tron GT, Q4 e-tron y Q4 Sportback e-tron, la marca de los cuatro aros ya ha presentado este año más vehículos de propulsión eléctrica que con motor de combustión. 

Audi tiene previsto contar con más de 20 modelos de propulsión eléctrica en su gama para 2025. La expansión de la infraestructura de recarga y de las fuentes de energía renovables también es crucial para el avance de la electromovilidad y su aceptación por parte de la sociedad. Audi participa de forma activa en ambas áreas. 

Por ejemplo, hace unas semanas la compañía con sede en Ingolstadt presentó el proyecto piloto Audi Charging hub, una solución propia de recarga premium con sistema de reservas y sala de descanso para los clientes. Además, Audi se ha asociado con proveedores de energía para promover la expansión de fuentes renovables. 

De igual forma pondrán todos sus esfuerzos en el desarrollo del motor de combustión hasta su descatalogación definitiva, mejorando aún más las generaciones existentes para lograr una mayor eficiencia, con importantes beneficios para el cliente. Por ello, una cosa es segura: “El último motor de combustión interna de Audi será el mejor que hayamos fabricado nunca”, declaró Duesmann.