El nombre de Manuel Bartlett Díaz aparece muchas veces en los expedientes de la investigación del asesinato del agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena, en 1985.

Como la investigación sigue en curso, si Bartlett ingresara a los Estados Unidos sería detenido para declarar ante un Gran Jurado”, dijeron funcionarios del Departamento de Justicia de los EU a la revista Proceso.

La publicación solicitó la entrevista para verificar si fragmentos de un expediente en el que se menciona a Bartlett son auténticos.

Los funcionarios del Departamento de Justicia –quienes por tratarse de una investigación en curso piden el anonimato–, dijeron que varios “testigos protegidos” que llevan años colaborando en el caso han insistido en mencionar a Bartlett.

“ Tendría (Bartlett) que hacer muchas aclaraciones sobre por qué diferentes testigos que, incluso entre ellos no se conocen, insisten en involucrarlo en el caso del secuestro, tortura y asesinato de Camarena”, agregaron.

Enrique Camarena, agente de la Administración Antidrogas (DEA) de Estados Unidos, fue secuestrado el 7 de febrero de 1985 en Guadalajara y asesinado dos días después por pistoleros y expolicías judiciales del estado bajo las órdenes de un grupo de narcotraficantes encabezados por Miguel Ángel Félix Gallardo, Ernesto Fonseca Carrillo y Rafael Caro Quintero, quienes a su vez se encontraban presuntamente coludidos con autoridades federales y estatales.

López Obrador no sabe de la investigación

En su conferencia mañanera de este jueves , el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no tiene conocimiento que Estados Unidos investigue a Manuel Bartlett por el caso del asesinato del agente de la DEA, por lo que pidió presentar pruebas.

Porque de lo contrario -aseguró- se trata de una campaña de desprestigio contra el director de la CFE. “Si hay pruebas que se proceda, pero no, no se puede linchar políticamente”.

López Obrador dijo que la campaña se dirige a Bartlett  quien “es ahora el encargado de la industria eléctrica y está enfrentando a grupos de intereses creados y cada vez se lanzan en su contra”.

Si no es por el asesinato del agente de la DEA es por la caída del sistema en la elección presidencial de 1988, refirió.

“Lo hacen para afectarnos a nosotros, no sólo tiene que ver con el descrédito al licenciado Bartlett, sino descrédito de nuestro proyecto, es parte de la campaña de desinformación”, dijo el presidente.

Los expedientes y las menciones a Bartlett

Los documentos referidos por Proceso mencionan al actual director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como participante en reuniones con narcos y funcionarios antes del secuestro y después del asesinato de Camarena.

Los funcionarios del Departamento de Justicia confirmaron la autenticidad de los fragmentos. En ellos, varios declarantes –cuyos nombres aparecen testados– involucran a Bartlett en el caso del asesinato del agente de la DEA cuando fungió como secretario de Gobernación de México de 1983 a 1988, según la publicación.

Junto a su nombre aparecen los de otros altos funcionarios del gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado, como el general Juan Arévalo Gardoqui, secretario de la Defensa Nacional, y José Antonio Zorrilla Pérez, director de la desaparecida Dirección Federal de Seguridad (DFS), agrega Proceso.

Uno de los fragmentos señala lo siguiente:  “También se reportó que Bartlett Díaz participó en una reunión en la Ciudad de México, el 25 de febrero de 1985, en la que se habló sobre información filtrada a la DEA… Un testigo declaró que se le entregó a Bartlett Díaz una copia de los casetes con las grabaciones del interrogatorio de Camarena”.

Otro de los fragmentos del expediente oficial, señala:

“15. … declaró que tarde por la noche, el 7 de febrero de 1985, él/ella miró a una de las salas de la residencia y en la estancia estaban presentes los siguientes individuos: Ernesto Fonseca Carrillo, Rafael Caro Quintero, el secretario de Gobernación Manuel Bartlett Díaz, Rubén Zuno Arce, el director de la policía preventiva Pablo Alemán Díaz, el gobernador de Jalisco Enrique Álvarez del Castillo, el Secretario de la Defensa Nacional Juan Arévalo Gardoqui, el jefe de la 15ª Zona Militar general Vinicio Santoyo Feria, el director la Policía Judicial Federal Manuel Ibarra Herrera, el director de la Interpol Miguel Aldana Ibarra, el director de la Dirección Federal de Seguridad José Zorrilla Pérez, Juan Matta Ballesteros, José Contreras Subias, el comandante de la IPS Sergio Espino Verdín, Juan Esparragoza Moreno, alias ‘El Azul’, Miguel Ángel Félix Gallardo, Manuel Salcido Uzeta, alias ‘Cochiloco’, y Sergio Salcido, alias ‘Pico Chulo’… Declaró que durante este periodo él/ella se dio cuenta que Fonseca Carrillo no estaba presente en la residencia, pero que regresó poco tiempo después.”

El tercer fragmento del expediente, señala lo siguiente:

“Luego declaró que él/ella recuerda que unos días antes del secuestro de Enrique Camarena, se celebró una reunión en una casa de Rafael Caro Quintero que estaba localizada cerca de la Base de la Fuerza Aérea Mexicana de Santa Lucía, en Zapopan (Jalisco). Estableció que estaban presentes Santoyo Feria, Arévalo Gardoqui, Álvarez del Castillo, Bartlett Díaz, Zuno Arce, Manuel Salcido Uzueta, alias ‘Cochiloco’, Sergio Salcido, alias ‘Pico Chulo’, Miguel Ángel Félix Gallardo, Ramón Matta Ballesteros, Javier Barba Hernández, Abelardo Hernández, alias ‘El Ingeniero’, Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo.”

Las reiteradas menciones a Manuel Bartlett Díaz constan en los documentos desclasificados de la investigación, los cuales están en la Corte Federal de Los Ángeles, California, bajo la referencia número CR-87-422.