Con una supuesta narcomanta colgada en el puente de San Antonio de la autopista Puebla-Orizaba fueron amenazados el subsecretario de Gobernación Estatal, Ardelio Vargas Fosado, y el director de Operaciones Especiales de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, Saúl Gamboa Condado.

Hoy por la mañana varios automovilistas reportaron que en dicho puente se encontraba la manta dirigida al gobernador Miguel Barbosa Huerta, en donde se le pedía limpiar su gabinete y sacar a las ratas, haciendo referencia a Ardelio Vargas Fosado y Saúl Gamboa Condado.

En la manta señalan hicieron referencia a la Sierra Nororiente de Puebla, principal zona de influencia de Ardelio Vargas.

Apenas la noche del jueves comenzaron a circular en redes sociales un par de videos en donde se observa que sujetos armados mantienen retenidos a dos presuntos delincuentes, uno que dice apodarse "El Flaco" y dedicarse a la venta de droga para un sujeto llamado “El Coreano” y otro que se identifica como “El Javis”, quien asegura dedicarse al robo de tráileres bajo las órdenes de “El Avión”.

Ambos detallan en un interrogatorio, donde previamente habían sido golpeados, que sus jefes y ellos se dedican a la venta de droga en las juntas auxiliares como San Miguel Canoa y San Aparicio, operando en varios puntos de la zona norte como la Central de Abasto.

Durante el interrogatorio, estos presuntos delincuentes refieren que sus jefes están apadrinados por la Policía Estatal, específicamente por el "Comandante Gamboa", a quien le pagan entre 20 y 50 mil pesos quincenales, a cambio de que patrullas los custodien cuando roban un tráiler, o bien, para que los deje trabajar tranquilamente en la venta de droga.

Aunque la Secretaría de Seguridad Pública Estatal dijo que el operativo de ayer por la tarde en sus oficinas de la 9 Oriente y 16 Sur había sido por una revisión de armas por parte del Ejército, audios y mensajes en poder de este medio por parte de fuentes al interior de la corporación señalan que la naturaleza del conflicto fue otro.

Presuntamente, Saúl Gamboa Condado y sus más allegados dentro de la Unidad Mixta de Reacción (UMIR), acudieron a las instalaciones de la Policía Estatal buscando presionar a los uniformados para revelar el origen de la filtración de los videos, lo que provocó un choque entre un mando de la Policía Estatal Preventiva y Gamboa Condado.