Un Tribunal Colegiado sentenció que el capo Rafael Caro Quintero sí puede ser extraditado a Estados Unidos, motivo por el cual rechazó amparar al delincuente que hoy está prófugo de la justicia.  

Durante 35 años, el gobierno estadunidense ha intentado por todos los medios tenerlo en su territorio para que sea juzgado por la muerte de Enrique Camarena Salazar, agente de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés)   

Por mayoría de votos, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal determinó negar, de manera definitiva, la protección de la justicia al mítico narco que formó parte del cártel de Guadalajara que lideró Miguel Ángel Félix Gallardo.  

El capo hoy es visto por los estadunidenses como uno de los líderes de una facción del cártel de Sinaloa, donde están involucrados familiares.  

Caro Quintero alegó que no podía ser juzgado dos veces por el mismo delito, porque en nuestro país recibió una sentencia de 40 años de prisión por el homicidio del agente norteamericano, y del piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar, crímenes cometidos en 1985, así como de otros actos ilícitos.  

“El hecho mismo de que se estuviera en el hipotético escenario de que por ciertos delitos pudiera haber sido en efecto ya enjuiciado aquí en México no impide que eventualmente se acceda a su extradición por aquellos que están fuera de ese enjuiciamiento, y ello sería también razón suficiente para que la orden de detención provisional no transgreda sus derechos fundamentales” detalla el documento.  

Rafael Caro Quintero consiguió su libertad en 2013 tras obtener un amparo. En enero de 2015 el Segundo Tribunal Unitario del Tercer Circuito con sede en Guadalajara, declaró nuevamente penalmente responsable a Rafael Caro y Ernesto Fonseca, Don Neto, por los delitos de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro y homicidio calificado, en agravio del agente de la DEA y del piloto mexicano.  

Con información de Milenio.