Las ventas en las tiendas de abarrotes, alimentos, bebidas, tabaco, autoservicio, textiles, bisutería, artículos de papelería, enseres domésticos, tlapalería, vidrios y por internet, en Puebla tuvieron una caída de 8.9 puntos porcentuales en febrero en relación con el mismo mes del año anterior.

La baja de ingresos impactó en 11.7 por ciento en el desempleo de trabajadores de este sector, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en la evaluación del desempeño de las Empresas Comerciales.

Para el líder de Canaco en Puebla, Marco Antonio Prósperi Calderón, los dos primeros meses del año son los más complicados por la conocida “cuesta de enero”, aunada ahora a las medidas restrictivas por el decreto del gobierno de Puebla, que restringe el desarrollo de actividades económicas.

En el primer bimestre las ventas fueron apenas del 20 por ciento y para estas últimas semanas la tendencia va en recuperación hacia el 40 por ciento, agregó.

“Actualmente, afortunadamente, estamos trabajando 6 de los 7 días de la semana, con los protocolos y aforos. Podemos abrir las tiendas, los restaurantes, comercios con gente (…) la recuperación va lenta, pero es la realidad que estamos viviendo”, destacó en entrevista con e-consulta.

De acuerdo con el INEGI, la entidad no ha logrado una recuperación en los ingresos de los comercios.

En empresas al por mayor, en Puebla las ventas han caído en 6 por ciento y el impacto en pérdida de empleos ha sido del 0.9 por ciento.

En este rubro se encuentran las tiendas, los productos textiles y calzado; productos farmacéuticos, de perfumería, y electrodomésticos menores; materias primas agropecuarias y forestales, para la industria, hasta camiones y refacciones para automóviles.

Marco Antonio Prósperi Calderón comentó que los empresarios atienden los lineamientos de operación de las empresas y esperan una mejora reflejada hacia el primer semestre del año.

Mientras, a corto plazo, confiaron que el gobierno de Puebla mejorará el nuevo decreto –que será anunciado este lunes- con una mayor apertura de actividades económicas para frenar la caída de empleo y el cierre de negocios.