El estado de Puebla cerró el año 2020 con una calificación “baja” en  recuperación económica, según indicadores del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En el informe “Indicador de Recuperación Económica Estatal (IREE)” de cierre de año se indica que Puebla tuvo una evaluación del 87 por ciento que representa que está “cerca del nivel de actividad económica pre-covid, pero muy por debajo del crecimiento esperado sin covid”.

La entidad poblana presenta una recuperación a corto plazo aunque menor al promedio nacional.

En esta situación también están Tabasco, Morelos, Tlaxcala, Coahuila, Baja California, Zacatecas, Hidalgo, Colima, Hidalgo, Chihuahua, San Luis Potosí y Guanajuato.

A nivel nacional, los estados que empiezan a mostrar una recuperación paulatina en su crecimiento a finales de la pandemia son Tamaulipas, Sonora y Estado de México.

En contraste, Querétaro, Aguascalientes, Quintana Roo y Baja California Sur no han recuperado su crecimiento durante la pandemia aún y cuando presentan una tasa de crecimiento a largo plazo.

Desde el año pasado, IMCO midió el porcentaje de reactivación económica por estado de manera trimestral para conocer  la distancia hacia índices de crecimiento que se perdieron en la pandemia.

Entre las recomendaciones, el IMCO animó a diversificar la economía hacia sectores de mayor crecimiento, revisar y redefinir la estructura económica, dar certidumbre a la inversión en todos los sectores que sean lícitos.