Aun cuando ya se dio un inicio en la reactivación económica del país, este crecimiento no va a ser sostenible en el largo plazo si no hay inversión productiva, aseveró Marcos Gutiérrez Barrón, catedrático de la Facultad de Economía de la UPAEP.

Dijo que en el caso de Puebla hay sectores estratégicos que se deben impulsar y se deben apoyar, como es el sector automotriz por su efecto de arrastre y su bajo riesgo epidemiológico, así como por la eficiencia de su cadena de valor y porque es un sector que tiene una participación importante en el producto interno del estado de poblano.

Otro sector estratégico para Puebla que ha sido afectado de manera importante por la pandemia es el comercio relacionado con los hoteles y restaurantes, que urge reactivar a través de apoyos, financiamientos y políticas fiscales que permitan reprogramar a mayor tiempo el pago de sus obligaciones y aplicar todas esas medidas que permitan dar oxígeno a este sector.

De igual forma, comentó que el sector de la construcción tampoco se ha podido reponer, al explicar que juega un papel importante en el estado poblano por la cantidad de empleos que genera.

Indicó que el clúster educativo también tiene una importancia significativa para Puebla por la generación de valor que aporta, y agregó que con todos los cuidados  y con todas las medidas de sanidad, el sector educativo podrá ir caminando y contribuirá también en la reactivación económica de la entidad.

Subrayó que las empresas y familias tendrán que eficientar y planificar sus programas de gastos, dosificar los recursos y puedan seguir haciendo frente a los estragos económicos.

De igual forma, comentó que las empresas deben buscar alternativas de financiamiento y adaptarse a la nueva realidad, de mejorar sus procesos de gestión, ofrecer nuevas modalidades de servicios y diversificar aún más sus mercados y ahora deben considerar a los diferentes clientes, pequeños o grandes para atenderlos por igual.