El Colegio Central, un plantel particular con formación católica, se ha mostrado poco empático durante la crisis económica provocada por la contingencia sanitaria del Covid-19. Desde que inició la pandemia aumentó 13 por ciento el costo de su colegiatura en tres momentos diferentes.

Familiares de una de las alumnas dieron a conocer la difícil situación que pasaron  para poder cubrir las cuotas escolares y que su pariente pudiera  concluir el  último año de primaria en el Colegio Central.

Ellos pagaban hasta antes de la pandemia 3 mil 710 pesos por concepto de colegiatura mensual para cursar el quinto año de primaria en esta institución de la colonia Bella Vista; sin embargo, en mayo la institución decidió subir la colegiatura a 3 mil 825 pesos.

El colegio, fundado por la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado en 1925, argumentó en ese momento que el aumento se debió a que la escuela tuvo que contratar una plataforma para proporcionar las clases en línea a todos sus alumnos.

La familia se vio afectada por el desempleo que trajo la pandemia y en agosto pasado acudió a pedir apoyo o facilidades para cubrir los costos de la colegiatura, pero como respuesta recibieron poca solidaridad de los directivos.

"Aún exponiendo a la directora de la escuela nuestra situación,  para saber si podía haber una beca, nos dijo: 'no damos ninguna beca, si no pueden pagar, lo siento, pero tendrán que sacar a la niña', eso fue en agosto de 2020", dijeron a e-consulta .

Las cuotas escolares tuvieron un nuevo ajuste a partir de septiembre de 2020 y la colegiatura mensual quedó en 3 mil 877 pesos.

Vuelven a subir los costos este 2021

Aunque la alumna en cuestión pasará este año escolar a secundaria, la administración del Colegio Central ya anunció los costos para reinscripción y colegiaturas del ciclo escolar 2021-2022 y ahí se confirmó un nuevo aumento, a pesar de que los estragos de la pandemia siguen y muchas personas continúan sin poder volver a trabajar.

El nuevo tabulador del Colegio Central establece que la colegiatura del nivel primaria, pasará de 3 mil 877 a 4 mil 200 pesos, es decir 323 pesos más.

Los padres de familia que deseen que sus hijos continúen sus estudios en el Colegio Central deberán de pagar 7 mil 405 pesos por concepto de reinscripción, aunque el costo varía según el nivel educativo.

Si la familia de la menor decidiera que siguiera estudiando, debería pagar 7 mil 900 pesos por concepto de reinscripción para el nivel de secundaria, pagando entre el 8 de febrero y 31 de marzo, además de 4 mil 885 pesos por pago puntual de la colegiatura mensual.

Otra irregularidad señalada es que para obtener los papeles de los alumnos que el colegio tiene en custodia, los directivos solicitan que los padres llenen un formulario donde deben explicar para qué los necesitan.

Este medio buscó una entrevista con la directora del Colegio Central, Mercedes Oliva Roca Gutiérrez, a fin de conocer su postura en torno de su política de cuotas escolares y el aumento que se hizo pese al exhorto de las autoridades estatales de tener consideración por la situación de la pandemia.

Como respuesta, el instituto educativo envió un correo electrónico explicando que dicha información no puede ser divulgada de forma pública por decisión del Consejo Escolar, por lo que se rechazó la entrevista solicitada.

Exhorto es de buena fé

En abril del año pasado el gobernador Miguel Barbosa Huerta publicó un decreto en el Periódico Oficial del Estado para exhortar a los colegios particulares a condonar o aplicar descuentos a los padres de familia debido a la contingencia sanitaria y los efectos económicos negativos que ya se veían desde ese momento.

"Se exhorta a las personas físicas o morales que sean propietarios de escuelas particulares en el Estado de Puebla, a no cobrar o condonar las cuotas y/o colegiaturas a quienes sean los que hagan frente al pago de éstas y hayan sido despedidos de sus trabajos y que sea legalmente comprobable dentro de la temporalidad de esta pandemia", dice el decreto.

El decreto también establece que como recomendación, el gobernador Miguel Barbosa pide a los colegios únicamente cobrar el 75 por ciento del total de las cuotas escolares, evitando cobrar cuotas especiales, extraordinarias o recargos por morosidad.

Finalmente el decreto vigente señala que los dueños de escuelas privadas deberían diseñar esquemas de pagos o facilidades para que los padres de familia puedan cumplir sus obligaciones.

Todo lo anterior no ha sido acostado por varias escuelas, pero por lo que hace al Colegio Central el tabulador en poder de este medio muestra que no sólo se ignoró el esquema de descuentos sino que se recurrió a aumentos, se mantienen los recargos por morosidad y tampoco hubo un esquema de facilidades para los papás.

¿Qué dice la Profeco?

Desde que inició la pandemia existe una queja constante de los padres de familia en torno del pago de cuotas escolares debido a que actualmente las actividades se realizan en línea, por lo que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tuvo que pronunciarse al respecto.

En su momento la dependencia señaló que la pandemia no exentaba a los padres de familia de cumplir con sus obligaciones pactadas a través de un contrato, por lo que las escuelas también están en su derecho de seguir cobrando sus colegiaturas.

No pagar la colegiatura repercutiría directamente en la baja del alumno, aunque esto no podrá hacerse sin que la institución educativa no notifique con anterioridad a los padres de familia sobre el procedimiento a seguir.