Después de que el Congreso del Estado  pospuso la legislación de la ley de identidad sexo-genérica, conocida como Ley Agnes,  activistas trans instalaron nuevamente un plantón en el recinto legislativo.

Antes de la instalación, caminaron por más de una hora desde Casa Aguayo al Congreso.

Los manifestantes señalaron que llevan ocho años sin legislación para la comunidad gay, sin importar qué partido político esté en el poder: “Antes el PRI, luego el PAN y ahora Morena; no van a tener nuestro voto”, consignaron.

Durante el trayecto también presentaron un documento ante el Palacio Municipal de Puebla donde demandaron el respeto de policías municipales, pues por su apariencia –dijeron- han sido intimidados y amenazados.

En 2020, los coordinadores parlamentarios que integran la Junta de Gobierno y Coordinación Política prometieron que la “Ley Agnes” (de identidad de sexo-genérica) sería un hecho a más tardar en febrero y la despenalización del aborto hasta abril.

Sin embargo el tema fue aplazado y ahora, agregaron los manifestantes, están decepcionados que no se atiendan sus derechos civiles.

Recordaron que por falta de documentos no tienen derecho a un trabajo con los lineamientos que marca la ley como el seguro social y adquisición de una vivienda.