A la peculiaridad con la que ya cargan los Juegos Olímpicos de Tokio debido a ser los únicos en la historia que se han retrasado (y casi pospuesto) se le agrega otro aditamento que los volverá únicos, pues las medallas que se entregarán a las y los atletas fueron hechas con residuos de teléfonos celulares, acción que se tomó como parte de una iniciativa que va en pro del cuidado del medio ambiente.

Además, se trata de la primera vez en la historia en que hubo participación ciudadana para poder manufacturar las medallas, ya que alrededor del 90 por ciento de los poblanos de Japón contribuyeron de alguna manera en la recolección de los residuos.

Se estima que en total hubo una recolección de 78 mil 985 toneladas, suma que representa haber reunido más de seis millones de celulares en un lapso de dos años.

 

Preseas únicas

Hablando de cifras cerradas, la producción lograda fue de 32 kilos de oro, 3 mil 500 kilos de plata y 2 mil 200 kilos de bronce para poder realizar y dar forma a las preseas olímpicas y paraolímpicas.

Aunque los distintivos se hicieron a base de celulares reciclados, las medallas de oro tienen un peso de 556 gramos, las de plata un estimado de 550 gramos y las de bronce un peso de 450 gramos.

Cabe decir que las medallas cuentan con 85 milímetros de diámetro y se entregarán en estuches de madera, mismos que tiene una combinación de técnicas tradicionales y modernas que los hará irrepetibles.

Foto: Captura de Pantalla de YouTube