Elementos de la policía municipal y protección civil de Atlixco ya están autorizados para remitir ante las autoridades locales a los ciudadanos que incumplan con portar el cubrebocas, así como aquellos que insistan en hacer fiestas patronales, eventos sociales y jaripeos dentro del municipio.

Tras una larga discusión la mañana de este lunes se subió el punto de acuerdo a la sesión extraordinaria de Cabildo número 81, donde se acordó el dictamen correspondiente.

Las sanciones incluyen llamados de atención, multas económicas de hasta 10 mil pesos, arresto de 36 horas o trabajo comunitario dependiendo de la gravedad de la infracción a las medidas básicas de prevención y mitigación del covid19.

 Todo esto con base en el bando de policía y buen gobierno local. Especificaron que el cumplimiento de estas sanciones no los salva de las que a nivel estatal y federal puedan tener.

Antes de votar de forma unánime estrictamente, los regidores coincidieron en que era lamentable haber tenido que llegar a aprobarlo, pues siempre se apeló a la conciencia, responsabilidad y solidaridad de los ciudadanos, pero la relajación de las medidas llevó a que hoy el municipio ya se encuentre en el repunte con 34 casos activos actualmente, 216 sospechosos y 137 defunciones acumuladas.

“Pero estas cifras son oficiales, pero no reales, porque en la realidad se triplican, por ello debemos estar pendientes de que se cumplan con todas las medidas” reiteró el regidor de gobernación Rogelio Flores.

Al respecto Evelia Mani Rodríguez, regidora de grupos vulnerables, señaló que fue una decisión difícil, pero de manera cordial no se logró penetrar en la conciencia de los habitantes de este municipio. Y solicitó darle las herramientas necesarias a los trabajadores de gobierno que se encargarán de ejecutar estas sanciones para que los ciudadanos los tomen en serio. Además de que se cuide mucho el tema de no violentar los derechos y garantías individuales durante la aplicación de las sanciones.

Julieta Camacho Mata, regidora de industria y comercio solicitó el apoyo de los ciudadanos para denunciar las faltas al decreto, debido a que se dijo consciente de que el gobierno local puede no tener la capacidad para consignar y sancionar a todos los que incurran en faltas.

El comentario final corrió cargo del regidor de salud Abraham Morales Pérez, quien señaló que estas decisiones pueden no ser las más populares, pero sí son las más necesarias porque se trata de preservar la vida.