El piloto Romain Grosjean recibió este miércoles el alta médica tras el accidente que sufrió el pasado domingo en el Gran Premio de Baréin, donde su bólido se estrelló y acabó en llamas provocando que Romain sufriera quemaduras en sus manos.

"El piloto de Haas Romain Grosjean ha recibido el alta del Hospital de las Fuerzas de Defensa de Baréin a las 10:30 hora local este miércoles. Grosjean pasó tres noches en el hospital tras su accidente del domingo en el Gran Premio de Baréin", comunicó Haas.

La escudería estadounidense señaló que el piloto francés permanecerá con un tratamiento privado con el fin de sanar las quemaduras que sufrió en sus manos, por lo que seguirá en Baréin de momento.

El propio conductor compartió una imagen con los integrantes de su equipo, además de una grabación donde reconoció que sintió temor.

"Al final éste fue el momento en el que me di cuenta de que iba a vivir, cuando saqué mi cuerpo del chasis. Sí, me quemé. Sí, fue doloroso, pero no es nada en comparación con el alivio que sentí tan pronto como cuando pude levantarme. Sentí que las manos de Ian me empujaban a través de la barrera y sabía que estaba a salvo", escribió.

"Recuerdo cada segundo, la vida ya no será la misma, estoy seguro de que será mejor. Me encontré con la muerte y es la peor sensación que he tenido nunca. Pero estoy vivo y aprovecharé cada segundo de la vida y cada pequeña victoria mejor desde ahora”, finalizó.

El galo no estará este fin de semana en la pista cuando se celebre el Gran Premio de Sakhir, el cual corresponde a parte del Circuito Internacional de Baréin.