El pelotero de Tampa Bay Rays, Randy Arozarena, fue detenido desde el pasado lunes por la tarde en la ciudad de Mérida, Yucatán, luego de que presuntamente intentara llevarse por la fuerza a su hija, a quien concibió durante su primer matrimonio.

Información publicada en el diario ¡Yucatán Ahora!, señaló que el cubano llegó al domicilio de su expareja alrededor de las 10 de la mañana, donde argumentó que llevaba regalos para su hija para luego sacarla por la fuerza.

El portal ESPN Digital señaló que logró contactar a gente de comunicación social de la fiscalía de Mérida, donde aseguraron que su situación jurídica se definiría en un plazo de 48 horas, aunque la gente cercana al beisbolista no ha emitido información al respecto.

La prensa local aseveró que el cubano forcejeó con su exesposa y exsuegro, a quien incluso habría golpeado. El ruido que provocó el enfrentamiento fue lo que llamó la atención de los vecinos para que llamaran a la policía.

Además, indicaron que los testigos habrían impedido el traslado de la menor en el automóvil del pelotero tras ponerse de frente al vehículo, momento en el que arribaron las patrullas para realizar la detención.

A lo anterior se incluyen las otras demandas que, de acuerdo con medios de Mérida, ya se habían procesado en contra de Arozarena, las cuales van desde violencia hasta falta de manutención.

Aunque no se ha confirmado si existió violencia o agresiones físicas, la fiscalía apuntó que el conflicto habría iniciado debido a que Randy quería ver a su hermano.

La situación para Arozarena podría no resultar nada sencilla debido a que, en días pasados, se dieron a conocer distintas acciones en agencias y unidades de la FGE de Yucatán, instauradas dentro del marco de una campaña en contra de la violencia hacia las mujeres.

Foto: Twitter