Antes de que comenzara la final de la Copa Masters 2020, entre Dominic Thiem y Daniil Medvedev era ya un hecho que tendríamos un sexto campeón distinto en las últimas seis ediciones del torneo. De ellos, los cuatro más recientes nunca antes habían ganado la cita de maestros: Andy Murray (2016), Grigor Dimitrov (2017), Alexander Zverev (2018) y Stefanos Tsitsipas (2019).

A dicho grupo se unió este domingo Medvedev, quien venció a Thiem por 4-6, 7-6(2) y 6-4, en dos horas y 42 minutos, y que logró alargar su racha de imbatibilidad a 10 partidos desde París-Bercy. Desde su remontada en la semifinal ante Rafael Nadal, volvió a conseguirlo en la final, demostrando así su fuerza mental.

En la continuación, Dominic pudo cerrar la victoria en el séptimo juego, pero falló una bola de 'break' a mitad de la pista cuando el moscovita ya se había dado por vencido. Fueron sus gritos de desaprobación los que dieron alas a Daniil, que estuvo a un punto del 5-3 y saque, pero que pasó de la desesperación a la esperanza.

El desenlace se definió en muerte súbita con un ruso que se atrevía a subir a la volea. Tras un partido intenso su negativa para correr era evidente, por lo que recurría a lo que peor se le da. Encadenaría siete puntos tras perder los dos primeros para firmar las tablas en el marcador.

Medvedev llegó más entero al tramo decisivo y lo demostró con una rotura que parecía ser la definitiva en el quinto juego de la manga de desempate. A la novena bola de 'break' lo había conseguido. Las casi tres horas que jugó en la semifinal con Djokovic le pesaban de manera evidente, pero optó por no rendirse.

Fotos: Twitter / @DaniilMedwed