Vecinos del barrio de San Bernardino localizado en el municipio de Izúcar de Matamoros le dieron su “escarmiento” a un adolescente de 17 años de edad, el cual entró a robar a la casa de su abuela, a la cual presuntamente golpeó, para después tratar de vender lo hurtado y conseguir dinero para abastecerse de droga para su consumo. 

Quienes lo retuvieron aseguraron que el menor ha amenazado de muerte a su abuela, por lo que incluso esta ha señalado tenerle miedo a su nieto. 

El adolescente fue descubierto la noche del martes cuando huía en posesión de una bomba de agua, una televisión y un tanque de gas LP. Fueron vecinos vigilantes quienes al percatarse de los hechos corrieron a auxiliar a la víctima de 75 años de edad, por lo que retuvieron y golpearon al menor. 

Una vez que fue atado de las manos, el presunto ladrón dijo llamarse Cristian de Jesús y admitió que entró a robar a la casa de su abuela para vender las cosas y conseguir dinero para poder drogarse. 

No obstante, cuando fue acusado de amenazar de muerte a su abuela y a su madre, incluso de haber golpeado a la mujer adulta, este lo negó todo, sin embargo, quienes grabaron la retención del sujeto indicaron que la agraviada en otras ocasiones ha dicho tenerle miedo a su nieto, cuyo padre está muerto.

Aunque elementos de la Policía Estatal arribaron al sitio, los vecinos vigilantes decidieron llevar al menor, a un anexo para su rehabilitación y devolver las cosas robadas a la septuagenaria.