La futbolista Alex Morgan aún continúa a la espera de disputar un partido con el Tottenham. A un mes de la fecha en que preveía debutar en la Super Liga femenina, la delantera de 31 años intenta recuperar su capacidad física después de que en mayo diera a luz a su hija Charlie Elena Carrasco.

“Hay momentos en los que creo que aumenta el estrés o simplemente estoy un poco ansiosa, pero creo que lo he manejado muy bien” […] “Espero que en las próximas dos semanas esté de regreso en la cancha con el equipo pues hemos tenido un camino difícil, especialmente en octubre. Entonces realmente quiero ayudar al equipo”, señaló Morgan.

Su situación requiere paciencia, aunque ya ha recibido ayuda a través de un grupo de WhatsApp en el que participan otras compañeras, a las que les pide consejo de cómo volver a jugar después de un embarazo.

“Empiezas por recuperar tu resistencia, estiramientos”, […] “Trabajo de equilibrio debido a que pierdes mucha noción del equilibrio durante el embarazo”, explica.

Han pasado ya 14 meses desde el último encuentro profesional de Morgan, pues quedó fuera por una lesión antes de la maternidad.

Para la futbolista, ella ya está teniendo un impacto con el Tottenham, incluso sin contribuir directamente en el juego –refiriéndose a buscar equidad entre los equipos de hombres y mujeres-.

“He tenido conversaciones con el club sobre eso” […] “Obviamente muchas compañías, muchos clubes y organizaciones enfrentan dificultades en este momento con sus finanzas debido al covid. Creo que siempre se puede progresar en el deporte femenino, no sólo en el salario, sino en equidad de trato, instalaciones y recursos del club”.

Morgan no se encuentra segura de cuánto tiempo estará con el Tottenham una vez que comience a jugar. Podría quedarse el resto de la temporada hasta mayo o salir en diciembre y volver al Orlando Pride. Constantemente realiza llamadas para conocer los planes de la temporada 2021 de la National Women's Soccer League que fue suspendida debido a la pandemia. Aunque por ahora su prioridad es tener partidos antes de los pospuestos Juegos Olímpicos de Tokio.