Se acerca el Día de Muertos en México  , por lo que en muchos lugares ya se colocaron las ofrendas para recordar a las personas que murieron pero son recordadas.

En México se tiene la creencia de que el espíritu de sus difuntos regresa del mundo de los muertos para convivir con la familia ese día, y así consolarlos y confortarlos por la pérdida.

Por ello se les pone una ofrenda, en donde pueden ver fotos de las personas fallecidas, se les pone la comida que les gustaba, flores, veladoras y más.

Pero hay un grupo de personas a las que no se les pone ofrenda, según la tradición: a las que murieron en el último antes de la celebración.

¿La razón?

A los que tuvieron la mala fortuna de morir un mes antes de la celebración no se les pone ofrenda, pues se considera que no tuvieron tiempo de pedir permiso para acudir a la celebración, por lo que sirven solamente como ayudantes de otras ánimas, según el portal .uaeh.edu.mx.

¿Qué debe tener la ofrenda?

1. El agua, utilizada para que las almas sacien la sed después del largo recorrid.

2. La sal, utilizada para que las ánimas no se corrompan en sus viajes de ida y vuelta y puedan regresar el año siguiente.

3. Velas y veladoras, que significan la luz, la fe y la esperanza y se utilizan para guiar a las ánimas de regreso a sus hogares. En algunas comunidades indígenas, cada vela o veladora representa un difunto, por lo que la cantidad dependerá del número de almas que quieran recibir.

4. Copal e incienso, utilizado para limpiar el hogar de los malos espíritus y que el alma del ser querido pueda llegar a casa sin ningún peligro.

5. Flores de Cempasúchil, utilizadas como símbolo de festividad, con el aroma y el color alegran al ánima que al marcharse se irá contenta.

6. El pan, utilizado más como forma religiosa, al ser "el cuerpo de Cristo", es una manera de ofrecer un reencuentro fraternal.

7. El retrato del fallecido, el cual debe estar escondido de tal manera que únicamente pueda verse a través de un espejo, como forma de dar a entender que está aquí pero no se le puede ver.

8. Calaveras de azúcar entres tamaños. La pequeña está dedicada a la Santísima Trinidad, la mediana representa que la muerte está siempre presente y la grande al Padre Eterno.

Con información de marca.com