El Mago enmascarado   se volvió una sensación en la televisión, ya que el personaje se dedicaba a revelar los secretos de la magia.

Rompiendo la máxima de que un buen mago “no revela sus secretos”, el ilusionista realizaba desde trucos con cartas u objetos pequeños hasta grandes hazañas como caminar en el aire.

Pero las cosas no paran ahí, ya que el hombre dejó con la boca abierta a más de uno, ya que mostraba el detrás de las cámaras del truco.

A finales de los 90 el personaje se hizo popular y se especuló que no mostraba su rostro por temor a que fuera agredido por mostrar los secretos de la magia.

En 1999 reveló su rostro e identidad: su nombre es Val Valentino, un actor e ilusionista.

Su fama lo llevó a actuar en varios países, pero con el tiempo su desapareció de la televisión.

Hace unos años se reveló que el hombre tenía problemas de salud: “hace cinco años que no trabaja porque tiene cáncer de próstata”, se informó.

“No podía viajar en avión porque se me hinchaba la próstata. No tenía energía. No podía realizar presentaciones, así se me terminaron mis ahorros porque debía mantener una casa y cuidar de mi familia”, contó en una entrevista para la televisión brasileña.

Con un tratamiento costoso se le fue acabando el dinero, se reveló en su momento. Val Valentino nació en Los Ángeles, California el 14 de junio de 1956.

Pero después se informó que se trató de una farsa la enfermedad. El show llamado Programa Du Gugu hizo un reportaje acerca de su vida y “obra” mostró dónde vive y cómo vive.

¿Y dónde está?

Vix informa que el mago sigue presentándose como el mago enmascarado, incluso el portal pastomagic.com reporto que el personaje este año apareció en Brasil.

“Cuando me dieron pocos meses de vida, pensé que como otros se habían curado yo también podría, recibí un mensaje de otra dimensión de que me curaría, gracias a Dios ahora estoy aquí”. Contó a un periódico local.

Según él, está en Brasil para que el Gobierno reconozca la magia como un arte. Algo que afirma ya hizo en Indonesia y China al “educar al público con sus programas”.

“Tuve una experiencia cercana a la muerte hace un año, en mi casa en Los Angeles, estaba preparado para morir en un mes. Me desmayé, mi sobrino me escuchó caer desde otra habitación, había otros miembros de mi familia ahí, pero fue mi sobrino quien me levantó y yo morí en sus brazos. Intentaron auxiliarme sin éxito, pero mi espíritu ya había dejado mi cuerpo. Hasta trajeron hielo y me cubrieron con él para que reaccionara. Mi espíritu dejó mi cuerpo durante 3 minutos y medio, después de eso regresé. A partir de ese momento mi cáncer desapareció y mi vida ha sido cada vez mejor. Mi vida es diferente, tengo una visión.”