Ante la llegada de inspectores de la Dirección Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (DEPRIS), al centro del pueblo mágico de Huauchinango, comerciantes establecidos decidieron cerrar sus negocios para evitar la revisión.

Se sabe que los inspectores revisan las condiciones de aforo, medidas preventivas, entre otros, para reducir los contagios por coronavirus.

Tras su arribo, decenas de comerciantes cerraron sus cortinas para evitar la clausura o el pago de alguna multa ya que la dependencia supervisa que los negocios cumplan con 16 normas en el marco de la nueva normalidad.

Es importante mencionar que este medio de comunicación se acercó con los inspectores para conocer más a fondo el trabajo que realizaban, sin embargo, se negaron a ofrecer la información.

El gobierno del estado anunció hace unas semanas sanciones importantes para quienes no acataran las disposiciones, por lo que se entiende el cierre de cortinas de los comerciantes en Huauchinango.