Durante mayo, tercer mes del confinamiento por la contingencia sanitaria del Covid-19Puebla registró la caída anual más alta en la actividad industrial del país, al bajar 60.2 por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior, siendo las industrias manufactureras las más golpeadas.

Cifras del Indicador Mensual de la Actividad Industrial por Entidad Federativa (IMAIEF), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), refieren que la baja de Puebla al cierre del quinto mes del año duplicó el -30.6 por ciento que se registró a nivel nacional y superó a estados como Baja California Sur y Aguascalientes que tuvieron -58.5 y -52.7 por ciento, respectivamente.

En contraste, el único estado que no tuvo contracción en la actividad industrial fue Tabasco, que mostró un aumento de 13.8 por ciento, mientras que Campeche y Michoacán tuvieron bajas en el indicador pero fueron las menores del país, con -8.6 y -18.2 por ciento, respectivamente.

Por lo que hace al acumulado de los primeros cinco meses, Puebla reportó un decrecimiento de -25.3 por ciento en comparación con el mismo lapso del año anterior, siendo la tercera variación anual acumulada más alta por detrás de Baja California Sur (-41.5) y Coahuila (-26.4).

Industria manufacturera la más golpeada

A nivel estatal las cifras de Inegi sobre las actividades secundarias, es decir minería, energía, construcción y manufactura, señalan que son las más afectadas por la pandemia del Covid-19 durante el quinto mes del año y tercero de la contingencia sanitaria.

El IMAIEF señala que el índice de volumen físico de la industria manufacturera en Puebla durante mayo del año pasado fue de 134.5 por ciento, mientras que en mayo de este año fue de 46 por ciento, lo que representa una variación anual de -65.8 por ciento.

Dicha variación es la más alta dentro de las actividades secundarias, superando a la industria de la construcción, que pasó de 139.2 por ciento en mayo pasado a 69.1 por ciento en el mismo mes en 2020, dando una baja del 50.4 por ciento.

En tercer lugar, la actividad minera reportó una disminución anual de 38.4 por ciento pues su índice de volumen físico pasó de 51.7 a 31.9 entre 2019 y 2020; mientras que el sector energético tuvo una variación negativa de 29.9 por ciento.

Ante esta situación la contribución de cada sector a la variación anual de las actividades secundarias fue del 47.7 por ciento para la industria manufacturera; del 10 por ciento para la industria de la construcción; del 1.5 para el energético y del uno por ciento para la minería.