El pasado mes de noviembre (2019), el Congreso de México aprobó una nueva ley donde se establece que tanto productos industrializados como bebidas azucaradas deberán rotularse con un etiquetado de advertencia o, en su defecto, con las características nutricionales en las que el producto supera el valor establecido, motivo por el cual los personajes empleados en estos empaques que sirven de refuerzo para su consumo deberán desaparecer.

Estos personajes –en su mayoría animados- que han adornado las envolturas de los productos chatarras en México ya tienen fecha de desaparición, pues será a partir de abril de 2021 que se apliquen de manera completa las reglas de la nueva ley de etiquetado de alimentos.

Dichas reglas establecen que se deben retirar los personajes en caso de tener uno o más sellos de advertencia sobre el alto contenido de azúcar, sodio o grasa del producto.

Cabe recordar que todo esto forma parte de la Norma Oficial Mexicana 51 Alimentos NOM-051-SCFI/SSA-2010.

 

A seguir el ejemplo de Chile

El primer país en Latinoamérica que implementó el etiquetado frontal de advertencia fue Chile, medida que se aprobó en 2016.

Su proceso, evidentemente, no fue nada sencillo, pues de acuerdo con Victoria Fullerton Soto, abogada y asesora del Frente Parlamentario contra el Hambre en Chile, dicha ley enfrentó distintas intromisiones de la industria de alimentos y bebidas ultraprocesadas que pretendían evitar su aprobación.

“Los principales opositores hicieron creer que un etiquetado en Chile iba a dañar el mercado. Esto no pasó, ya que hubo más competencia entre industrias para tener menos sellos de advertencia en sus productos. Además se benefició a los consumidores”, detalló.

Hay que destacar que en Chile el etiquetado vino acompañado por otras estrategias, tales como la regulación a la publicidad y a la venta en las escuelas.

Foto: Twitter / @jcradioecuador