El Poder Judicial del Estado inició el proceso de certificación en la norma internacional ISO 37001, la cual establece los requisitos que debe cumplir un sistema de gestión antisoborno, a fin de garantizar transparencia, combate a la corrupción y mayor eficiencia en la impartición de justicia.

Por acuerdo del Consejo de la Judicatura, la implementación del Sistema de Gestión Antisoborno comenzó el pasado 3 de julio a través de una serie de procesos, medidas y mecanismos que promueven una cultura de ética y transparencia.

Al respecto, el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Héctor Sánchez, resaltó “al tratarse de una certificación internacional se apega a los estándares más elevados en la prevención y combate eficaz de posibles actos de corrupción, para enfrentarlos y gestionarlos adecuadamente”.

Además, señaló, se apega al código de ética, así como a los principios de legalidad, honradez, lealtad a la institución, imparcialidad, eficiencia y excelencia, que rigen al Poder Judicial.

El Magistrado Presidente subrayó que el escenario de la contingencia sanitaria por Covid-19, no solo en Puebla sino en el mundo, representó un reto que ha obligado a acelerar la modernización del Poder Judicial, integrando tecnologías de la información necesarias para garantizar que la impartición de justicia no se detenga, y las cuales, de ahora en adelante, serán indispensables en el desempeño de sus funciones.

En este sentido, invitó a todos los servidores públicos que integran el Poder Judicial del Estado a sumarse al compromiso que implica el proceso de certificación, con el objetivo de fortalecer la imagen institucional y la confianza de los justiciables.