La tecnología se está desarrollando a pasos agigantados, tal el caso de los robots que son máquinas con la capacidad de moverse para desarrollar múltiples tareas de manera flexible, según su programación.

Los robots se utilizan en diferentes trabajos como transporte, manufacturas, montaje, guías, limpieza de residuos tóxicos, investigación en laboratorios, entre otros.

Un grupo de ingenieros de la Universidad de Liverpool, en Reino Unido, desarrolló un robot que puede hacer experimentos de forma autónoma y analizar los resultados para decidir qué hacer.

El robot tiene un peso de 400 kilogramos y mide 1 metro con 75 centímetros. Este robot se mueve por un sistema LIDAR de detección -sistema similar al de los coches autónomos- y está programado para realizar tareas específicas de varias estaciones de trabajo.

La apariencia del robot es similar a los brazos mecánicos que se encuentran en diversas líneas de fábrica, sólo que éste cuenta con algunas modificaciones para realizar tareas más específicas como portar pinzas especializadas.

El robot utiliza una combinación de escaneo láser y retroalimentación táctil para el posicionamiento en lugar de un sistema de visión. Lo más impresionante es que el robot funcionó durante 8 días seguidos, correspondientes a 192 horas, trabajando un total de 172 horas, pues hacía pausas de 2 horas y media al día para recargar su batería. En este tiempo logró realizar 668 experimentos e identificar un fotocatalizador que es 6 veces más activo que otros.

Así es como trabaja el  robot científico:

https://www.youtube.com/watch?v=dRT3tepdMyI