Geraldine Bazán reflexionó sobre su vida y la infidelidad que vivió a causa de la relación que mantuvo Gabriel Soto con Irina Baeva antes de su divorcio, y aunque muchos pensarían que actualmente se arrepiente del romance que sostuvo con el padre de sus hijas, la actriz dejó en claro que no es así.

Durante la entrevista que realizó con Letal Beauty, la artista mexicana fue cuestionada sobre cómo tolero su separación con Soto y cómo es que actualmente ve la vida tras este duro momento que enfrentó, a lo que sin dudarlo comentó:

“El momento más oscuro de la noche es justo cuando va a amanecer. Todas las etapas han sido increíbles, no cambio nada de lo que he vivido de mi niñez, de mi juventud, de cuando estuve casada, para nada, porque me hace ser la mujer que soy en este momento”.

Posteriormente, Bazán lamentó que muchas personas hablen de otras sin saber lo que realmente pasa en sus vidas, y sobre todo que hagan más alarde de un fracaso ajeno con respecto a lo bueno que pueda pasar en sus vidas.

“La gente a veces cree que por ser una persona conocida puede opinar sin tener conocimiento de causa. Lo más importante es saber quién eres y que a tu alrededor esté todo muy bien dado y protegido. Hay personas que festejan mucho más un fracaso ajeno que un éxito propio y eso es tristísimo", declaró.

Por último, Geraldine destacó que en este momento solo busca la felicidad que le dan sus hijas y lo que pueda hacer para que las niñas se sientan orgullosas de ella.

“Yo decido tener momentos felices, atesorar momentos felices día a día. Quiero ser una mujer productiva, orgullosa de mí misma y que mis hijas se sientan orgullosas de tener una mamá como la que tienen”, concluyó.