La pandemia por covid-19 le dio un duro golpe a la recién creada vocación turística del municipio, pues justo en la primera temporada fuerte, para Atlixco inició el aislamiento y muchos de los prestadores de servicio tuvieron que ‘bajar la cortina’ ante la falta de visitantes.

Cada año la maquinaria turística deja a esta entidad aproximadamente 400 millones de pesos con los diferentes productos turísticos que llenan todas las temporadas del año, desde semana santa hasta fiesta de Reyes, pasando por los tapetes florales, los balnearios, el turismo cultural, el Huey Atlixcáyotl y sus variantes y por su puesto Villa Iluminada.

Este 2020 sin embargo, con la esperanza de que la contingencia termine en agosto o a más tardar en septiembre se espera conseguir al menos 120 millones de pesos durante  los últimos cuatro meses, con eventos como fiestas patrias, Huey Atlixcáyotl, Fiesta de muertos y Villa Iluminada. Esto garantiza que el 2021 pudiera empezar con una buena recaudación fiscal local, así lo detalló la regidora Evelia Mani.

 Según las estadísticas del gobierno local durante el 2019 se tuvo una derrama económica anual por el concepto de turismo de 358 millones 430 mil pesos, cantidad que fue superior a la del 2018 donde se alcanzó 338 millones 141 mil pesos.

 Ni el sismo del 2017 afectó tanto la fábrica turística como el covid-19, ya que en esa época el mismo morbo por ver la ciudad destruida colapso la vida de los atlixquenses con la llegada de millones de visitantes quienes con su paso por Atlixco ayudaron a levantar a esta ciudad de los escombros.