Luego de que el gobernador Miguel Barbosa Huerta acusó a ex directivos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal de promover y patrocinar el paro de labores en la Policía Estatal, los uniformados salieron a marchar por segundo día consecutivo y descartaron que exista ese vínculo que acusó el gobierno estatal al tratar de demeritar sus exigencias.

Alrededor de las 10:45 horas de este miércoles un grupo de aproximadamente 200 uniformados estatales salieron de las instalaciones de la Policía Estatal en la 9 Oriente y 16 Sur para realizar una marcha sobre el Bulevar 5 de Mayo, para dirigirse a las oficinas de la Policía Estatal Turística.

 

 

En ese sitio exigieron al director que deje a los elementos adscritos a esa corporación que se manifiesten, pues desde ayer ordenó que los uniformados de la Policía Estatal Turística no se unieran a las protestas o de lo contrario serían dados de baja, pero este día tampoco tuvieron éxito para sumar a sus compañeros de esta corporación.

Posteriormente los uniformados marcharon por el primer cuadro de la ciudad hasta el zócalo de la capital poblana, donde agradecieron al gobierno municipal de Puebla el apoyo con comida durante el mitin de ayer, pero también aprovecharon para negar que sea el gobierno municipal quien motive su protesta.

Los policías acusaron que el gobierno municipal ha tenido más sensibilidad ante su situación que los propios mandos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, esto en relación a los señalamientos del gobierno estatal de que hay intromisión de ex directivos como José Tlachi o la misma secretaria Lourdes Rosales Martínez.

Los elementos que se encuentran realizando el paro señalaron que no han recibido una nueva oferta por parte del gobierno estatal luego de que ayer por la noche, tras la primera manifestación que realizaron los representantes de la secretaría de gobernación, les ofrecieron un aumento del 3 por ciento lo cual equivale a 108 pesos.

En contraste, hoy por la mañana, el gobernador Miguel Barbosa aseguró que el aumento salarial que propondrá al gobierno del estado será de dos dígitos pero evitó adelantar a cuánto ascenderá. La  pretensión  de los uniformados es que su salario se homologue con el de la Policía Municipal de Puebla, lo que representaría un incremento aproximado del 50 por ciento.