Belinka González Fernández nació en la Ciudad de Puebla y pasó sus años tempranos de infancia en la colonia Bella Vista para después vivir en medio del campo, un espacio que le permitió tener una niñez libre, como esas que ya no se pueden tener actualmente, de rejas abiertas, donde jugaba con lodo, andaba en bicicleta y observaba los insectos en esos terrenos de Xilotzingo que la vieron crecer. Sin embargo, la alegría y armonía familiar sufre una ausencia que marca su vida. 

Doctora en Física, su pasión por la enseñanza la ha llevado a ser divulgadora científica y promover el género en la ciencia y la vocación tecnológica en niñas. Su propósito en la vida es ser feliz y lo logra con sus grandes pasiones. Amante de la danza, de viajar, nadar, y aprender algo nuevo siempre, mantienen el ánimo día a día al desarrollar nuevas ideas y proyectos, pero no soporta ningún tipo de injusticia.

La libertad de George Sand la ha inspirado pero admira la vida de grandes científicas como Hipatia, Mileva Marić, Hedy Lamarr y Gabriela González, no sin dejar de reconocer las enseñanzas de su padre, de su madre y de su querido abuelo.

Disfruté mi infancia en un espacio donde aprender era un placer

“Estudié el Centro Freinet Prometeo que es una escuela alternativa con Pedagogía Freinet que es una filosofía del aprendizaje distinta, en donde aprendes haciendo las cosas. La gente suele conectarla más con la educación Montessori, que es mucho más individual, ya que Freinet es más colectivo, haces mucho más  trabajo y aprendizaje entre pares.”

“Yo estudié en esta escuela desde maternal hasta tercero de secundaria, la preparatoria la estudié en la Lázaro Cárdenas del Río de la BUAP y toda mi formación profesional ha sido en instituciones públicas. Estudié la Licenciatura en Física en la BUAP y la maestría y el doctorado en la UNAM.”

¿Cómo eran las clases?

“Las clases eran muy divertidas y lúdicas. La enseñanza Freinet tiene elementos muy interesantes. Algunos aspectos clave es el texto libre. Para aprender a leer y escribir haces textos libres o tareas e investigaciones, donde eliges sobre lo que quieres investigar.  Yo trabajé en esa escuela y hasta la fecha se sigue haciendo. Puedes hacer desde una receta de cocina, un cuento o inventar un juego.”

“Desde muy pequeñitas y pequeñitos nos ponían “a dar conferencias” y ahora por ejemplo, tienen la Semana de la Ciencia, en donde niños y niñas desde preescolar exponen temas sin saber leer, pero con sus papás y mamás investigan sobre diferentes cosas que les pueden resultar de interés, por ejemplo, sobre las células. Te explican lo que entendieron, lo cual es maravilloso y te dan unas explicaciones magníficas y pierden el pánico escénico. Más que memorizar es un tema de comprender, en la medida de sus conceptos y aprenden de acuerdo a sus posibilidades.”

“Por ejemplo, mi sobrino de seis años le pidieron investigar sobre cuestiones genéticas. Después al ir a una obra de teatro alguno de los actores preguntó, por qué se parecían a sus papás; él levantó la mano y respondió que por el ADN, y ¿qué es eso del ADN? Pues son esas cosas que nuestros papás nos pasan, mencionó. Las niñas y los niños entienden mucho más de lo que creemos.”

“Así fue mi aprendizaje de una manera muy constructivista. Había muchas discusiones, reflexión, mucho cuestionamiento, nos hablábamos de tú entre las maestras y las y los niños y fue un ambiente de mucha confianza y comprensión. El slogan de la escuela es Solo se aprende lo que se hace, entonces tú aprendes haciendo las cosas, por lo que era un placer aprender, no era un castigo, experimentar, observar, indagar, leer incluso.”

“Era una época en donde teníamos mucho menos recursos de los que tenemos ahora. Sin embargo una de las cosas que en esa época se podía hacer eran las exploraciones del medio que es otra técnica Freinet. En el preescolar nos llevaban a buscar catarinas en los árboles pues la escuela también estaba en medio del campo. Había cerca de ahí unos árboles que supongo eran eucaliptos y levantábamos las cortezas para buscar insectos y desarrollar la observación y la investigación.”

“Estaba también el cálculo vivo que es otra de las técnicas de aprendizaje Freinet. Haces cálculos con aspectos que son significativos para ti, por ejemplo, cuánto mide la cancha de basquetbol. Teníamos campamentos internos una vez al año y nos quedábamos a dormir en la escuela con las maestras sin papás. Cuando yo era niña los hacíamos en casas de campaña, pero ahora se hacen en los salones, pero era maravilloso porque teníamos una fogata y nos divertíamos mucho.”

“Realmente yo disfruté muchísimo mi infancia. También es muy importante el reto y el no hacer  distinciones, simplemente cada quién explota sus habilidades de acuerdo a sus posibilidades.  Por ejemplo, hay algunos niños y niñas que tienen dificultades y se les trata de apoyar, y hay quienes tienen otro tipo de intereses.”

“Es una escuela incluyente, totalmente laica. Hay Testigos de Jehová, católicos, cristianos o ateos. Todo mundo tenía derecho de expresarse como lo consideraba más conveniente. Yo recuerdo que tenía en primero de primaria un compañero con silla de ruedas y nunca me pareció raro; corríamos alrededor de la silla y nadie lo trataba como si fuera distinto o menos capaz. Simplemente era otro compañero más y eso para mí es muy importante.”

La libertad del campo y los juegos de la infancia

“Me gustaba jugar policías y ladrones dentro de la escuela. Yo vivía en una comunidad muy abierta, la puerta nunca estaba cerrada y teníamos la posibilidad de salir al campo y con mis primos me encantaba jugar bote pateado. Daban las 5 o 6 de la tarde y empezaba a oscurecer y a jugar bote pateado y corríamos a escondernos y meternos en cualquier lado.”

“Añoro mucho esos tiempos y me da mucha tristeza pensar que mis hijos ya no van a poder jugar así. Nuestros papás nunca estaban preocupados. Me gustaba jugar a los trabajos con mis primos también.  Alguien tomaba una bicicleta y era taxista. Mi prima siempre era carnicera porque su papá lo era, entonces los periódicos los llenaba de tierra y era la carne.”

“Con mis primos me gustaba mucho los juegos de mesa, inventábamos canciones, hacíamos la Casa del Terror con los vecinos. Recuerdo que una vez me impresionó mucho uno de ellos que se había puesto una aguja de tejer y tenía una camisa con un hoyo y con los mocos de King Kong. Éramos inmensamente felices. Realmente esa posibilidad que tuvimos en mi generación de jugar analógicamente más que digitalmente fue un gran privilegio.”

Los juegos en los tiempos modernos

“Esta libertad se ha perdido por múltiples razones. Primero por cuestiones de seguridad ya no podemos permitir que la chamaquiza salga y corra sin tu supervisión. También por falta de tiempo en términos de cuánta atención le puedes dar a las criaturas, ya que vivimos cada vez más separados, más aislados y en espacios más pequeños.”

“Entiendo también que es agotador. Yo estoy con mi sobrino un rato y termino cansada y lo más fácil es ver la tableta. No estoy a favor pero entiendo que en algunos momentos haya que hacerlo y también es muy difícil aislar a tus hijas o hijos del medio;  todo el mundo tiene un celular o una tableta y es muy difícil que no quieran interactuar con este tipo de dispositivos; que por otro lado hay muchos artículos que hablan que quienes diseñan estos artefactos no se los da a sus hijos hasta los quince años.”

“En Francia se prohibió el uso de los celulares hasta la preparatoria, porque efectivamente ha tenido un efectivo nocivo en el desarrollo de diferentes habilidades; y  yo lo veo con mis estudiantes; les preguntas cómo se llaman las orillas de una mesa de billar y nadie ha jugado billar. Yo no fui tan vaga, me gustaba más jugar futbolito o hockey aéreo pero en la prepa nos íbamos a jugar billar de vez en cuando. Cuando les preguntas por sus pasatiempos, casi todos juegan videojuegos.”

“Vivimos en una era en donde a pesar de toda la conectividad hay cierto tipo de aislamiento social. Recuerdo que hace un  tiempo cuando daba clases en secundaria les puse un bailable de fin de cursos a los grupos de tercero; les doblaba la edad y tenía mucho mejor condición física que ellos y dices: esto es una consecuencia de la falta de actividad física cotidiana.”

La alegría y armonía familiar sufren una ausencia que marcó su vida

“Mi mamá era una mujer muy cariñosa pero siempre ha sido muy firme. Fue una mujer que nos puso muchos límites, porque además mi papá murió cuando yo tenía 12 años y mi hermano tenía 8, entonces ella se hizo cargo de todo. Mi mamá estudió Economía y tiene una maestría en Educación y siempre fue una mujer muy firme, nunca nos amenazó solo nos advertía: Si pasa esto, estas son las consecuencias y ¡esas eran las consecuencias!”

“Nunca eran castigos, siempre eran consecuencias y límites, por ejemplo cuando le decía: Mamá, dejé mi bicicleta no sé dónde y me la robaron, ella respondía: Pues ya te quedaste sin bicicleta, qué le vamos a hacer. Mamá, quiero unos tenis de tal marca, y me decía, no te voy a comprar esos tenis, es ridículo el precio que tienen. Mamá, salió el DVD, ¿podemos tener un DVD? No, hasta que sean más barato. Ella decía algo y así era y la verdad que yo lo agradezco enormemente porque mi hermano y yo somos muy ordenados financieramente.”

¿Qué recuerdos tiene de su papá?

“Mi papá tuvo una pancreatitis fulminante y falleció en tres meses. Era muy joven, tenía 42 años y teníamos una relación muy cercana. Yo lo admira muchísimo. Él vivía en el Distrito Federal porque trabajaba en la UNAM y venía todos los fines de semana a vernos. Recuerdo el tiempo que pasábamos juntos, íbamos a Agua Azul a nadar y luego me llevaba a la Calle 5 de Mayo, que en ese momento estaba llena de ambulantes, y me compraba un anillito de latón o un juguetito de cuerda, y me encantaba.”

“Por las noches salíamos a caminar y me platicaba de su infancia. Él viajó mucho porque su papá, mi abuelo paterno, era maestro normalista y fundaba normales en diferentes estados de la República entonces él se mudó mucho de niño y me contaba sus anécdotas cuando se iba a nadar al río y  eso me gustaba mucho.”

Fue un golpe muy duro, ¿recuerda cómo fue ese momento?

“Fue impactante porque fue fulminante. Él se enfermó en septiembre y murió en diciembre. Fue muy rápido, además éramos muy pequeños, sobre todo lo más doloroso es cuando te cae el veinte que ya no lo vas a volver a ver, que no es necesariamente al principio, que no entiendes muy bien porque no se te ha muerto alguien y no entiendes las consecuencias. Justo el año anterior falleció mi abuelo materno con quien yo era muy cercana.”

“Fue difícil porque además yo era la consentida de mi papá. Se produjeron muchos cambios en general en la casa. Mi papá murió intestado, entonces mi mamá tenía que viajar a la Ciudad de México a resolver cosas, entonces de pasar los fines de semana con papá y mamá, de repente mi mamá no podía estar presente. Yo ya empezaba a entrar en la adolescencia y hubo muchas cosas que se juntaron, incluso económicamente porque no es lo mismo tener una casa con dos ingresos y entonces también hubo ajustes.”

“Mi papá era también economista, él daba clase en la UNAM y se dedica también a la política. Fue fundador de los todos los partidos de izquierda, fue miembro del Partido Comunista, después del Partido Socialista Unificado de México, del PSUM y del Partido Mexicano Socialista, del PMS. Su nombre era  Eduardo González Ramírez. Un tiempo también dio clases en la BUAP y mucha gente sabe quién fue. Justo el año pasado se hicieron 30 años de su muerte el 4 de diciembre.

¿Cómo era la relación con su hermano?

“Mi hermano y yo nos llevamos cuatro años y medio y teníamos personalidades muy distintas, entonces chocábamos mucho; pero nos empezamos a llevar bien. Yo soy la primera persona en mi familia que estudió una carrera de Ciencias Exactas, pues todos en mi familia estudiaron Economía o Psicología, por ahí hay algún sociólogo. Yo empecé a estudiar Física pero en mi casa no había un maldito libro de Física o Matemáticas.”

“Había muchos libros de Economía, teníamos El Capital y un montón de cosas. Recuerdo de niña estar en las reuniones  y oír a los amigos de mis papás hablando de Economía y a mis tíos también, de hecho una de mis opciones fue estudiar Economía, estaba entre esa carrera y Física.  Entonces cuando empecé a estudiar Física tenía un novio cuyo papá sí había estudiado Física, y él tenía los libros y me los prestaba.”

“Entonces yo estaba ya muy avanzada en la carrera cuando mi hermano entró a estudiar la Licenciatura en Electrónica también en la BUAP y nos empezamos a llevar muy bien cuando necesitó de mi ayuda para Física o Matemáticas. Recuerdo que compartíamos un coche, y me dice: Tengo que pasar mi examen de Cálculo y quiero que me ayudes. Por lo que me propuso dejarme el tanque lleno del auto y que yo lo tuviera toda una semana si sacaba arriba de 8 y sacó 10 en su examen.”

“A partir de ahí vimos las ventajas de relacionarnos. Después me fui a vivir a la Ciudad de México para estudiar el posgrado y actualmente nos llevamos muy bien. Eran pleitos menores porque me había comido sus chicles o porque había tirado mi cocinerito al baño. Éramos unos niños y no teníamos diferencias ideológicas irreconciliables. Realmente nos parecemos más de lo que a veces me percato.”

¿Quién le puso su nombre?

Fue un invento de mi papá. Mi mamá se llama Isabel, mi papá le decía Belisa, como una permutación de sílabas y mi papá sí vivió en Rusia y sabía hablar ruso y Belinka es una declinación. El inka es como el ito en español, es un diminuto. Mi profesora de ruso me decía que yo no me podía llamar Belinka, que yo me llamaba Bella y me decían Belinka, algo así como si te llamas Teresa y te dicen Teresita. Digamos que es un poco el nombre de mi mamá.

De niña introvertida a toda una divulgadora de la ciencia

“En términos físicos no me destaqué particularmente. Yo era la más flaca en una época donde serlo no era muy popular. Cuando era niña era muy introvertida, yo creo que era parte de mi personalidad, era muy analítica, entonces pensaba demasiado las cosas y eso pues a mis amigas les parecía muy  aburrido.”

“Nunca fui particularmente fiestera aunque siempre ha sido muy nocturna pero soy mucho más extrovertida ahora. Siempre fue para mí una satisfacción aprender, entonces académicamente siempre era de las que aprovechaba más el curso, pero tampoco era algo que me hiciera sentir mejor que nadie, simplemente era algo que yo disfrutaba más. En mi escuela y en mi casa nunca fue importante los primeros lugares, los premios o ser el más listo, era muy mala para los deportes, por ejemplo. He sido muy buena para el baile pero no para los deportes.”

¿Es rígida con sus estudiantes?

“Yo aplico mucho las enseñanzas de mi mamá con mis estudiantes. A ver compadre, no entregaste la tarea, estas son las consecuencias. La primera vez patalean y después se dan cuenta que no tiene sentido. En algunos casos con mis estudiantes he llegado a la conclusión de que necesitan límites y lo agradecen. Yo al inicio del curso les doy las reglas de mi clase: No pueden usar celular, si los cacho copiando, ambos tienen cero, etc. Al final lo agradecen.” 

“Cuando yo les quito esa responsabilidad, porque les digo que si copian a los dos le voy a poner cero, se relajan, entonces dicen no te puedo pasar la tarea porque si no repruebo. Por otro lado, con mis estudiantes soy muy cercana, me gusta escucharles, me gusta saber qué pasa si observo que tiene alguna dificultad académica, y por tanto estoy dispuesta siempre. Cuando veo que alguien tiene cara de no entendí, identifico dónde se quedó.”

“Los más adelantados dicen que explico demasiadas veces las cosas, pero no puedo ir con el más adelantado, sino con el promedio del grupo. Mis alumnos son un poco como mis hijos y me preocupa también su bienestar emocional. De repente los veo preocupados y me dicen que terminaron con el novio, por ejemplo, así que vienen, me platican, los oigo y les doy un consejo si me lo piden.”

“Yo creo que las personas tienen ciertas habilidades más desarrolladas. A mí no me pongan a cocinar porque voy a fracasar rotundamente. Se trata entonces de promover las habilidades de cada quien y que se sientan satisfechos y cómodas con esas cosas que pueden hacer y les pueden apasionar.”

¿Algunas veces les ha reprobrado?

“Mi lógica es la siguiente, mi chamba -porque es mi vocación- es que aprendan y generar un ambiente en el que aprendan, y regalarles una calificación no es ayudarles a aprender ni a crecer. Yo les doy clases de Física, a veces de Matemáticas y para mí lo importante no es la calificación que obtengan sino lo que aprendan.”

“Si ellos o ellas creen que por llorar van a mejorar su calificación, entonces les estás mandando dos mensajes equivocados: el primero es que las cosas se resuelven llorando, chantajeando o rogando y así no es el mundo real. Tú no vas y le lloras a tu jefe y le dices por favor. Tal vez te hace caso una vez pero así no funciona.  Y por otro lado, que lo importante es la calificación y no es aprender. Entonces cuando la cosa no va bien yo les doy opciones para apoyarles”.

“Entonces me pueden proponer pedirme más asesoría o que se sienten adelante o me pueden proponer que se van a poner estudiar más; y yo de verdad aplico las técnicas que utilizaba en primero de primaria para la universidad y los siento en mi mesa y los pongo a trabajar y voy con ellos paso a paso para desarrollar los procesos, hasta que ganan seguridad.”

Bloqueos en el aprendizaje de las Matemáticas

“Por lo general, me encuentro con muchos bloqueos de Matemáticas, gente que dice yo no sirvo para esto, nunca lo he entendido, siempre he sido muy malo. Primer examen saca 2 y cuando trabajamos en el segundo examen obtiene un 9. Entonces se empoderan y se llenan de orgullo y te dicen yo le expliqué a fulano y yo sí sé, y eso para mí es lo importante, no que hayan sacado 9 sino que se quiten de encima la idea de que son tontos para las matemáticas, porque nadie lo es, simplemente algunas personas no les explicaron bien y en algunos casos traen bloqueos brutales.”

“En mi experiencia, muchas de las personas que dan clases de Matemáticas, no las entienden. En una ocasión participé en el INAOE en un taller de Algebra para Profesores de Bachillerato, de instituciones estatales y te decían: No maestra, es que yo no sé Matemáticas pero me hicieron mi novatada y me pusieron a darla; es que yo le caigo mal al director y me pusieron a dar esa clase;  yo estudié Agronomía pero me pusieron a dar Matemáticas. Entonces qué esperanzas de que los estudiantes aprendan si no entienden.”

“Para mí el aprendizaje es un proceso afectivo, es decir, aprendes no solamente porque oigas, sino el aprendizaje pasa por una serie de emociones, una de las cuales y es necesaria es la frustración. Es primer paso para aprender. De ahí surge una necesidad y no es que tengas que hacer que la gente se frustre pero le tienes que plantear las cosas para que tenga la necesidad de aprender, porque si no, entonces no se vuelve significativo.”

“Después de eso pasas por el proceso donde puede haber cierta frustración de no entiendo, y luego llega la satisfacción de haber comprendido, del momento eureka, cuando ya te cayó el veinte  y me encanta cuando mis estudiantes dicen: ¡Ah, era eso! Entonces dices: ¡Ya conectó ahí! Y eso es maravilloso, y en ese momento viene la gran satisfacción y las ganas de seguir aprendiendo, pero todo es un proceso emocional.”

“Yo por eso creo que no nos pueden suplir las máquinas a menos de que sea inteligencia artificial sofisticada que pueda leer las expresiones. En algún lugar leí que los estudiantes aprenden de los profesores a los que quieren, y yo creo que sí y que no necesariamente es el docente que les da lo que quieren, es la persona que les da lo que necesitan y a veces es que les digas que no. Eso en mi experiencia está más que confirmado.”

Proceso de transformación feminista: Ciencia y género

“En mi disciplina no hay más de un 30% de mujeres y yo siempre he estado más o menos en una proporción así como de 9 hombres 1 mujer, entonces pues he pasado por diferentes procesos de adaptación; no se siente raro cuando has vivido así. Lo normalizas y te parece natural, pero después te das cuenta que no.”

“Yo comprendí lo que era el heteropatriarcado bastante después, pues mi proceso de transformación feminista se dio cuando me unió a la Red Mexicana de Ciencia, Tecnología y Género. Yo empecé a trabajar cuestiones de género en el 2002 con Lilia Meza Montes, que me invitó a participar en un el Primer Congreso de Mujeres en la Física en Puebla. Trabajamos en el congreso y después se fue a París porque es miembro de la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada, entonces se hacen diferentes reuniones.”

“Yo empecé a trabajar ese tema pero lo dejé cuando me fui a estudiar el posgrado, sin embargo, lo retomé y me incorporé a la red porque se fundó la Red Mexicana de Ciencia, Tecnología y Género, donde ella también es fundadora y entonces empecé a entender muchas cosas que hasta entonces no había racionalizado, entre otras lo que es el hetero-patriarcado. Actualmente es una de mis banderas más activas.”

¿Por qué Física?

“Siempre me gustan las Ciencias Naturales y mis preguntas caían ahí, pero yo no sabía lo que estudiaba la Física, porque cuando yo la cursé en la secundaria se llamaba Ciencias Naturales. Me encantaba la óptica, el origen del universo, las matemáticas. La realidad decidí estudiar Física porque la nueva pareja de mi mamá, el escritor, Juan Sebastian Gatti, había querido estudiar Física y había sido una de sus opciones. Entonces yo le empezaba a contar de mis teorías del tiempo y espacio y me dice: ¿Por qué no estudias Física? Eso lo estudia esa disciplina.”

“Yo dejé de estudiar un año entre la prepa y la licenciatura y me metí de oyente a Economía y a Física en la BUAP y entonces me di cuenta que esa carrera respondía a todas mis preguntas. Honestamente yo entendí lo que estudia la Física como por ahí de octavo semestre, porque no había tenido ningún acercamiento y sin embargo estoy convencida de que era mi carrera.”

El objetivo máximo de la vida es ser feliz y hacer lo que te apasiona

“Yo creo que todas las vocaciones tienen que partir de la pasión y del amor. Yo les digo a mis estudiantes: Hagan lo que más le gusta, porque no importa lo que estudies vas a tener muchas dificultades para encontrar trabajo, si eres periodista tampoco te van a contratar mañana donde tú quieres estar o igual si eres abogado, no significa que ya la hiciste.”

“Entonces si haces lo que te apasiona pues disfrutas el trabajo, te paguen lo que te paguen y eres feliz que para mí ese es el objetivo máximo de la vida, ser feliz. Yo he pensado que fue una gran decisión haber estado de oyente, Disfruto enormemente la Física y sigo intentando entender el universo. Y tengo otras pasiones pero profesionalmente no tengo duda que elegí la carrera correcta para mí.”

¿No intimida cuando se enteran que es doctora en Física?

“Sí, claro. En realidad no ando por el mundo presentándome como la Dra. Belinka González, especialista en Física Cuántica, yo soy una persona normal y las personas no se enteran que son física hasta que me lo preguntan. Además lo primero que me dicen es no parezco física, lo cual no sé si tomarlo como  un insulto.”

“Me pasó algo muy chistoso. Hace un par de años después de que salió la serie The Big Bang Theory, estaba en una fiesta y alguien me preguntó: Oye, sobre la Teoría de Cuerdas ¿qué me puedes explicar? Y le digo, tienes un laser y una hoja y de repente se me empieza a juntar la gente. Yo estaba hablando en una fiesta sobre la Teoría de Cuerdas y era popular. A mí me gusta mucho hacer divulgación y considero que puedo hacerlo de manera relativamente entretenida.”

Donde sí me impresionó la reacción fue en Rusia, porque ahí es muy normal tanto para hombres como para mujeres. Tuve la oportunidad de hacer una estancia de verano en ese país porque la BUAP tiene una colaboración con el proyecto Pierre Auger, que es un proyecto de rayos cósmicos en donde colaboran diferentes naciones, entre ellas Rusia y realicé con otros compañeros una estancia en la Universidad Estatal de Moscú. La verdad me impresionó el nivel de Física y Matemáticas que tenían los rusos.”

¿Este tipo de modelo se puede aplicar en México?

Yo no soy partidaria de importar modelos educativos, es poco realista como se propone en ocasiones el uso del modelo filandés. En ese modelo estamos hablando de que en Suecia, Finlandia y Dinamarca, las escuelas tienen ciertas características. Tiene veinte estudiantes, en ese grupo tienen dos profesores de tiempo completo y además cada estudiante que tiene una necesidad especial, tiene un profesor sombra.  Si tienes autismo, dislexia o hiperactividad hay un profesor o profesora que está ahí.”

“Son países donde una de las carreras más prestigiadas y de los exámenes de admisión más difíciles es para ser docente,  tienen completamente otra infraestructura. Tú no puedes decir vamos a traer ese modelo porque no tienes las mismas condiciones, cuando se propone hacer todo por proyecto, está muy bien la idea pero es difícil. Yo sí he intentado dar clases a través de un tema generador como se le llama en educación Freinet; a partir de un tema tocas todos los demás temas del currículum. Es muy difícil porque debes tener un gran dominio de los temas pero además tienes que saber dónde entra cada uno de ellos y luego se te escapa alguno, por lo que requieres de una preparación muy profunda.”

“Yo creo que la idea no es importar un modelo educativo. En Rusia cuando comenté que daba clases, me dicen, cómo que tú das clases y me preguntan que a quién. Y les explico que a estudiantes de secundaria que tienen como 14 años o 15 años y me dice: Ah, les das Teoría de Números Complejos y Cálculo Diferencial, y pienso ¡Yo vi esos temas en la licenciatura! Es decir, tienen un nivel que no tenemos aquí en México.“

“Sí creo que vale la pena retomar, por ejemplo, los libros  de la Editorial MIR que son maravillosos. Realmente tienen una manera diferente de plantear las cosas. Tenía un profesor que decía: Esto está muy fácil, y sacaba su libro ruso. Yo creo que sí vale la pena entender cómo se construye este tipo de educación, además en estas naciones donde las matemáticas se ven a nivel más avanzado, es donde menos miedo les tienen. Tú llegas y les dices: Soy física y ellos responden, soy matemático y es muy normal.”

“Considero que tenemos una gran deuda con las docentes, porque tal vez no han tenido la preparación que requieren para acercar las Matemáticas de manera cordial, porque tal vez se las han acercado a ellas de la misma manera. Si podemos tener un impacto es trabajando en la formación docente.”

Relaciones humanas, amores y galanes

“No sé por qué espanto a los galanes. No sé si porque tengo un doctorado en Física o porque tengo un carácter muy fuerte, pero de que he espantado a muchos, eso sí. Supongo que porque tengo un halo de inaccesibilidad, entonces los hombres que se me acercan me ven así y cuando me vuelvo accesible, ya no les interesa. No todos, ahorita tengo un galán que es mucho más seguro de sí mismo y no les interesa este tipo de cosas.”

“Yo creo que de repente es complicado lidiar con una mujer independiente, muy racional y  muy directa. Nunca soy ofensiva, puedo sonar agresiva porque hablo golpeado. Puedo llegar y decirte: ¡Esto no me gusta! Pero es un tema de diálogo, sin embargo, las personas no están acostumbradas al diálogo y esto es un problema.”

“Desgraciadamente aplican mucho el gaslighting, el rollo de no es cierto, no es así, nunca dije eso; o la otra que te aplican: Me estás poniendo a pensar en cosas que no debería pensar.  En su momento sufrí mucho por esa situación, pero simplemente hoy no pierdo mi tiempo. Es complicado de repente encontrar personas con quienes puedas mantener un nivel de conversación con diversos intereses.”

¿Cuáles son sus aficiones?

“A mí me hubiese gustado ser bailarina. Siempre bailé pero nunca fui a ballet pero tomé clases de hawaiano y jazz. Ya más grande, durante el posgrado tomé clases de danza contemporánea, de danza árabe, de tango, flamenco, que fue mi última clase, pero me parece muy bonita la danza. La ópera me aburre, pero al ballet puedo ir, me encanta y en particular el ruso me fascina.”

“Si no hubiese estudiado Física hubiera estudiado Historia del Arte. Las artes plásticas me gustan, la pintura y en particular el impresionismo. Me gusta mucho Monet, Manet, Renoir, Van Gogh, aunque no es mi preferido, pero me gusta mucho esa corriente, también Henri Rousseau que pintó La Encantadora de Serpientes. Disfruto mucho la pintura y la escultura. Miguel Ángel es uno de mis más admirados exponentes.”

“Me gusta también la música, me gusta escuchar música nueva, aunque no soy melómana. Mi hermano sí  pero yo por ejemplo nunca toqué un instrumento musical. Tocó los crótalos que aprendí a tocar en danza árabe y toco los changuitos en el piano. Yo no sé solfeo pero me gusta mucho. Me gusta hablar de futbol, le voy a los Pumas -por si esto es de interés-, le voy al equipo por mi papá. Tengo muchas aficiones, me gusta viajar. Entonces necesito alguien que me pueda mantener el ritmo que no necesariamente es fácil y también que no sea muy inseguro porque también de repente a la gente, como soy muy sociable, se les ocurre que soy como de cascos ligeros.”

“Tengo muchísimos amigos pero sobre todo tengo muchísimas amigas. Para mí es muy importante generar entre mujeres un ambiente donde nos sintamos identificadas y apoyadas. Esta estupidez de que las mujeres somos nuestras peores enemigas y que competimos entre nosotras, es un invento del heteropatriarcado. Para mí es muy importante encontrar espacios y generar espacios. En la Universidad Iberoamericana Puebla, donde trabajo, procuro siempre invitar a mis amigas a colaborar y que encuentren un espacio donde se sientan, no en competencia sino en hermandad y lo he logrado, yo creo.”

“Tengo amigas brillantes que son doctoras en Computación, doctoras en Física, doctoras en Química, doctoras en Ingeniería Civil y Física de Materiales; y procuro crear redes y entornos donde podemos colaborar, cooperar y contribuir y he logrado realmente tener amistades cercanas con personas que además me dicen es difícil encontrar entornos en donde no se sientan amenazas,  porque son guapas y son listas.”

 ¿Hay mujeres que se sienten amenazadas ante estos perfiles?

“A mí me ha pasado, hay mujeres que te pueden marginar u obstaculizar pero también los hombres, y es muy lamentable porque esto no es una competencia, pues se trata de que cada quien tenga la posibilidad de hacer lo que más le gusta lo mejor que puedes. Creo que en la medida en que nos concentremos en hacer lo que más nos gusta y hacerlo bien, no tendríamos que preocuparnos por lo que está haciendo el de al lado.”

“Para mí el principio básico de la convivencia es la empatía y la reciprocidad. Si yo tengo una compañera que está buscando un espacio para trabajar y yo tengo una posibilidad de ayudarle a encontrarlo, yo lo hago porque a mí me gustaría que lo hicieran por mí y no porque esté esperando que me devuelvan el favor.”

¿La han bloqueado alguna vez? ¿Ha sido doloroso?

“Sí me han bloqueado y ha sido doloroso y más porque yo no hice nada y no entiendes por qué estás en esa dinámica. Hay gente que se siente amenazada solo porque entras al salón y además, se suben a una carrera contigo a la cual no fuiste invitada. Tú no estás en esa dinámica ni en esa lógica y sí te bloquean y no sólo mujeres sino también hombres usando pretexto ridículos y de repente es agotador.”

“Yo estoy muy orgullosa de mi trabajo, aunque en ocasiones no pueda completar algunos proyectos. Me encantaría producir siete libros al año pero no va a pasar. Por ejemplo, este año no pude conservar el SNI porque tengo diferentes intereses y hago diferentes cosas y el Sistema Nacional de Investigadores no considera para el nivel de productividad requerido, algunas actividades que son importantes para mí.”

“Considero que está limitado en términos de los criterios que considera. Por ejemplo, si haces divulgación, no cuenta, si haces cuestiones que están fuera de la línea, tampoco cuenta. Yo invierto mucho de mi tiempo haciendo divulgación, haciendo Ciencia y Género, además tienes que titular estudiantes de posgrado, tienes que publicar artículos de investigación y yo por ejemplo soy muy teórica, por lo que para mí es más importante aportar en las áreas que pueda enriquecer, que satisfacer ciertos criterios de algunas personas que son estrechas de vista.”

Normalización del acoso sexual: Vulnerabilidad y miedo

“Una vez un niño me echó un puño de pasto en la boca porque nos estábamos pelando y acababan de podar el pasto y me ofendió mucho. Recuerdo también la primera vez que me tocaron el pubis. Tendría como ocho años y fue un niño; y estaban jugando pero también me ofendió mucho. Fue un tocamiento porque uno me nalgueó y el otro me tocó por delante. Desgraciadamente fue algo intencional. Esto habla de lo normalizado que está el acoso desde pequeños, en ocasiones.”

“En términos del acoso sexual, recuerdo una vez que iba en el micro y se sentó un tipo junto a mí y me empezó a rozar la pierna. En esa época iba en la prepa y debí haber tenido unos 16 años. En ese momento me sentí muy vulnerable y muy asustada.  Me cambié de lugar y estuve pendiente que el tipo no se bajara cuando yo decidí descender del autobús.”  

“También recuerdo que cuando estaba haciendo el posgrado, iba en el Metro en la Ciudad de México y de repente siento que me encajan la punta de un portafolios y era un tipo con una erección que se estaba frotando contra mi pierna. Es muy desagradable el tipo de violencia al que estamos expuestas, solo por el simple hecho de caminar por las calles.” 

Me gusta bailar, cantar, viajar, nadar, aprender algo nuevo pero no soporto la injusticia

 ¿Cómo es su temperamento?

“Yo hablo golpeado, y grito siempre pero no lo hago a propósito pues es un tema familiar. Recuerdo que los domingos cuando aún vivía mi abuelo, hacíamos comidas como de película italiana, todos sentados en una larga mesa y discutíamos cualquier cantidad de temas. Mis abuelos maternos fueron refugiados españoles, entonces de ahí viene el modelo.”

“Mi oficina está en un pasillo muy largo y estoy en medio, entonces quien está en la orilla me dice: Te había escuchado pero no te había visto. Una vez estornudé y todos me dijeron salud. De hecho soy muy gritona y muy mal hablada. De antemano les digo a mis estudiantes: Les tengo que decir que digo muchas groserías. Nunca los insulto pero sí digo cosas como es una mamada y sí uso esa terminología para hablar de la Teoría de Cuerdas, por ejemplo.”  

“Cuando me enojo mucho puedo gritar pero creo que cuando más preocupados deben estar es cuando no grito, porque entonces la cosa es seria. Mi acto impulsivo sí es gritar y levantar la voz y de repente puedo decir cosas muy hirientes. De alguna forma mi cerebro conduce, se conecta y me hace decir lo que más puede doler.  Por eso procuro cuando estoy muy enojada, no hablar.  Yo nunca he participado en ninguna pelea física. A mí nunca me golpearon de niña, pero realmente mi peor arma es mi voz y lo que puedo decir, ya que puedo ser muy hiriente y muy ruda.”

 ¿Qué situaciones le hacen enojar?

“Me hace enojar la injusticia social y la injusticia en general. Me hace enojar la ineptitud ajena. Me hace enojar que me traten como estúpida y que la gente sea irrespetuosa. Por ejemplo a mis alumnos les digo que en clase que no pueden utilizar el celular y les comento que si están en Tinder, se los voy a recoger, pero si están jugando se me botan los seguros y les pido que salga de mi clase, porque me parece una enorme falta de respeto.”

“Y sí les tengo que echar el discurso que les voy a enseñar Física o Matemáticas y no modales pues esos se los enseñan en su casa. Puedo ser muy ruda y firme, a veces creo que necesitan un regaño pero también puedo ser muy apapachadora con ellos. Otra de las cosas que me enojan es que me digan: ¡Cálmate! Ahí sí me transformo, además no me voy a calmar.”  

¿Qué le apasiona? 

“Me encanta aprender algo nuevo, lo que sea, entender un proceso nuevo, wow, eso me encanta. Que me salga alguna demostración matemática, me encanta. Me encanta bailar pero ya no tengo mucha condición física. En una fiesta me sacó a bailar un cubano y qué manera de bailar tenía, a mí me encanta bailar salsa, pero cuando terminó la canción de plano me fui a tirar al piso de la cocina pidiendo oxígeno.” 

“Me encanta viajar, me gusta conocer culturas nuevas, probar comida nueva, oír sonidos nuevos, olores nuevos, todo eso me encanta. Me encanta dar clases, yo puedo estar de malas pero llego a dar clases y me pongo de buenas. Me encanta ver cómo alguien entendió algo que no había entendido, me da una enorme satisfacción. Me encanta estar con mis sobrinas y mis sobrinos, me encantan los niños.”

“Me gusta mucho snorkelear y nadar. Me gusta una buena conversación, tener preguntas interesantes, reflexionar. Cuando estudié en la UNAM lo que no entendía es que la gente hablara de Física todo el tiempo. Yo por ejemplo casi no voy al cine a ver películas de ciencia ficción, porque ¡todo está mal! Inmediatamente empiezo a decir, esto no pasó, esto no puede ser posible; prefiero las películas policiacas o ver otro tipo de películas. No aguanto los documentales porque algunos son demasiado dolorosos y soy muy empática.”

“Me gusta una conversación que me haga cambiar de opinión, que de repente tú tengas una idea y te planten algo que nunca habías pensado, eso me encanta. Me gusta dormir, me encanta el chocolate y una buena comida; me gusta caminar y andar en bicicleta aunque no lo hago mucho.”

¿Qué le hace llorar?

“Me hace llorar la impotencia y el coraje. Me hace llorar ver triste a alguien que quiero. En general ver a alguien triste, me hace sentir mal porque soy muy empática.  Me cuesta mucho por ejemplo ver a mis estudiantes mal,  a mi mamá o a mi abuela. También que trabajes mucho por algo y no se consiga. Justo me acordé de mi abuela que falleció hace un año, ella murió de viejita pero fue perdiendo sus facultades, perdió la vista un poco, después ya no podía hablar, ya no podía estar de pie. Es muy doloroso ver a alguien que quieres tanto así de deteriorada.”

¿Le gusta cantar?

Puedo cantar desde la Sonora Santanera, por ejemplo a mis alumnos les canto Luces de Nueva York. Puedo cantar salsa o música de protesta. Me gusta la música de mi generación que es el grunge, como Nirvana o Soundgarden. Últimamente canto canciones en francés, yo no hablo francés, pero las canto. Me gusta mucho el bossanova.

¿Cuántos idiomas habla?

“En ruso sé leer el alfabeto pero no lo entiendo. Sé decir algunas cosas para sobrevivir como por supuesto, por favor, gracias, sé decir que está muy caro. Hablo inglés y son bastante fluida. Tuve un novio escocés, eso ayudó. Tuve un galán haitiano y otro tahitiano, he tenido galanes de diferentes nacionalidades. El tahitiano era físico pero era un genio y yo era una simple mortal. Él había entrado a la licenciatura a los 14 años y en ese momento, él tenía 24 e iba por su segundo posdoctorado.”

“No era como Sheldon Cooper. Tenía un cuerpazo, los ojos rasgados pero además hacía deportes extremos, tocaba el violín, bailaba salsa como Sergio, el bailador y era muy simpático. Entonces nada que ver con Sheldon Cooper. Nos comunicábamos en inglés aunque él hablaba francés, él estudió en Francia. Tahití es como una especie de colonia francesa. Por eso cuando mis alumnos me dicen ¿has tenido algún alumno o alumna genio? digo no, porque sí conozco genios de verdad y cuando me dicen que soy inteligente, yo les digo que soy una mortal solamente.” 

Nuevos proyectos: Artículos científicos y nuevas colaboraciones

“Tengo varios proyectos. Actualmente estamos trabajando sobre un artículo que nos rechazaron sobre Gravedad Análoga. Se trata de un sistema de un super fluido que se llama Condensado de Bose-Einstein en donde se manejan ciertas condiciones  y ves si este fluido lo haces vibrar, pues tiene una onda de sonido y se le asocia una partícula, entonces puedes identificar algunas de estas vibraciones como partículas que se mueven en el espacio-tiempo.”

“Einstein con la Teoría de la Relatividad propone que el espacio-tiempo no es una cosa plana sino es como una tela y cuando hay algo masivo, la deforma, y esta deformidad se puede expresar matemáticamente por una matriz de cuatro por cuatro que se llama métrica, que te dice cómo es la geometría del espacio-tiempo. Entonces nosotros estamos estudiando la analogía entre un condensado que está en una trampa que es como ovoide; y creemos que lo que pasa es que una vibración se mueve como un observador acelerado. Por tanto, tengo que calcular unas geodésicas, resolverlas y hacer unos cálculos para ver si verdaderamente se puede hacer esa analogía. En términos de Física, en eso estoy trabajando.”

Colaboración en materia de Cosmología

“También estoy iniciando una colaboración con un colega de la Universidad Veracruzana en Xalapa, pero él trabaja temas de Cosmología que no es necesariamente mi área, y está trabajando cuestiones de Materia Oscura y Energía Oscura y cómo interactúan entre ellas. Entonces los modelos matemáticos que utilizamos son parecido s, sin embargo yo no he estudiado la Física de esa parte tan a profundidad, ahorita estoy aprendiendo para ver si podemos colaborar, espero que sí.”

Colección infantil de libros para promover las vocaciones científicas y tecnológicas en niñas

“En términos de género estamos por terminar una colección de libros para niñas para promover las vocaciones científicas y tecnológicas en niñas pequeñas entre 5 y 8 años. Son seis historias de dos científicas, una ingeniera y  tres inventoras y un cuaderno de trabajo. La idea es que podamos a través de este material visibilizar las aportaciones de algunas mujeres a la ciencia y la tecnología, pero sobre todo hacerlo de manera que las niñas sientan que son carreras con las que se pueden identificar y les pueden resultar interesantes y que son para mujeres también.”

“Con el cuaderno de trabajo  la idea es diseñar diferentes actividades que desarrollen las niñas, pero que son también para niños -voy a hablar sólo en femenino porque finalmente las vocaciones que queremos promover son la de las niñas-, porque la idea es que las niñas se acerquen a algunas experiencias que se relacionan con el quehacer científico como observaciones o experimentos, una receta de cocina tal vez, que tienen que ver con el método científico y algunas otras que sirvan para desarrollar su imaginación, a fin de que ellas se visibilicen como científicas, inventoras o astronautas o lo que sea, que pueda jugar y también desarrollar habilidades de motricidad fina. Entonces  espero tenerlo listo para finales de este año.”

Mujeres en la Ciencia: ¿Frases machistas en la academia?

“También vamos a empezar un proyecto para analizar una base de datos que tengo de frases machistas en la academia. Yo administro con otras colegas una página que se llama Mujeres en la Ciencia en México, y hace un año hicimos un ejercicio para recolectar frases machistas en la academia y tuvimos una respuesta brutal, llegaron 130 respuestas en Facebook.”

“Lo que queremos analizar es qué tanta incidencia hay en cierto tipo de comentarios, si solo son machistas o son también misóginos, en qué años, en qué instituciones. Queremos hacer un análisis de este tipo de información, entender el fenómeno y sobre todo proponer soluciones. Es un proyecto de tres años que apenas empezó.”

Hipatia, George Sand, Mileva Marić, Hedy Lamarr, Gabriela González son inspiradoras

“Admiro a Hipatia de Alejandría, una de las primeras científicas a quien mataron terriblemente. Admiro a Mileva Marić, la primera esposa de Albert Einstein que en realidad es la autora de toda la formulación matemática de la Teoría de la Relatividad, y sin embargo él nunca le dio crédito; de hecho la anotación de Mileva se llama Anotación de Einstein.

“Admiro mucho a una argentina que se llama Gabriela González, que fue la líder del equipo que detectó por primera vez las ondas gravitacionales hace 3 o 4 años y no le dieron el Premio Nobel y por lo cual estoy muy indignada. Admiro a mi mamá naturalmente, a mi papá también, a mi abuelo materno que era inventor, aunque él no tuvo una educación formal más allá de la secundaria, porque además él vivía en España cuando la Guerra Civil y se fue muy joven a la guerra, pero él era inventor.”

“Estoy pensando en artistas. Admiro a Miguel Ángel, con Leonardo Da Vinci tengo como el corazón dividido. Era un gran inventor -no lo discuto- pero creo que no era muy buena persona y el problema es que cuando tú conoces a los personajes como personas, se te va la admiración. Por ejemplo, Einstein es una de las personas que menos admiro, porque era un maldito misógino. A Mileva, su primera esposa, le escribió una carta diciéndole que no quería que lo molestara, que no esperara ninguna muestra de afecto, que él debía tener su casa limpia, su comida lista y su ropa planchada; que no quería nada de ella y que tenía que hacerse cargo de un hijo que presentaba cierto retraso mental.”

“Newton era un gandalla, era super pirata de ideas y luego decía que él las había tenido. Cuando tú vas conociendo la vida de estos personajes como persona, vas desmitificando la figura de la gente de ciencia, porque también esta idea de que los científicos o las científicas son genios y que entonces tenían una iluminación y eran entes superiores, no, sólo son personas que hacían cosas bien y cosas mal y que le pegaron. Hay mucha gente que no le pega pero que trabaja. La ciencia es una construcción colectiva, no es un trabajo de un genio, es un trabajo de un montón de personas.”

“Por eso me indigna tanto que Einstein no le haya dado crédito a su esposa, porque finalmente fue una construcción colectiva, él ni era tan bueno en las matemáticas. Hay un libro muy interesante de Rosa Montero que se llama Historia de Mujeres y habla por ejemplo de George Sand, ella era una mujer muy libre y a quien no le fue mal en la vida.

“Habla de la mamá de Mary Shelley, habla de Simone de Beauvoir, que no era tan chida como pareciera. Habla de la vida de muchas mujeres y de sus diferentes historias y es muy interesante conocer las cosas que pasaron y de alguna manera, las injusticias que vivieron.”

“Yo he tratado de estudiar a algunas mujeres sobretodo científicas o inventoras como Hedy Lamarr, que aparecen en la colección de libros. Ella inventó la tecnología precursora del wi-fi y era una actriz preciosa. Ella fue a ofrecer su ayuda para combatir en la guerra y la mandaron a darles besos a los soldados, y dices  ¡No se vale!”

Fotos / Ibero Puebla