La Ley de Educación del gobernador Miguel Barbosa Huerta es un "posible exceso", una mala armonización de la ley nacional y seguramente será corregida por la SCJN, advirtió el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del  Senado, Ricardo Monreal Ávila. 

El senador de Morena sentenció este lunes que los diputados poblanos de Juntos Haremos Historia incurrieron en una "indebida" legislación al aprobar la norma de manera rápida, sin diálogo con las escuelas y universidades privadas.

En rueda de prensa por internet, coincidió en que la ley es ambigua, tiene vacíos legales e incluso alertó que algunas disposiciones se contraponen a la propia Constitución Mexicana y a la Ley General de Educación.

De forma específica se refirió al artículo 105, con el cual los bienes muebles e inmuebles de las escuelas particulares pasarán a ser parte al Sistema Educativo Estatal.

"La legislación aprobada en Puebla respecto a los bienes, no refleja el espíritu de la Ley General que aprobamos hace unos meses. El objetivo de la ley nacional ha sido respetar el papel de instituciones sobre sus bienes. Ninguna ley local, lo afirmo, puede contradecir la Constitución, por eso el objetivo de la Ley General de Educación fue respetar a las instituciones privadas", enfatizó.

Tras la polémica desatada el fin de semana luego de darse a conocer la nueva ley en medios nacionales, el legislador reprobó que los propios morenistas hayan avalado un dictamen tan importante en medio de la crisis sanitaria por Covid-19, pues reprochó que solo provocaron confrontación entre la ciudadanía.

"No estamos de acuerdo en que se violenten derechos de instituciones, no creo que sea correcto en este momento establecer estos parámetros que puedan seguir confrontando a los sectores. Me parece que pudo ser mejor discutida (la ley), se pudo escuchar a las instituciones, no apresurar el dictamen. Siempre resulta negativo, no se debe apresurar, no conviene, es mi opinión", remarcó.

Incluso sugirió que Barbosa Huerta y los diputados intentaron "distraer" la atención en medio de la contingencia para aprobar la iniciativa, pero advirtió que desde el Senado los propios morenistas señalarán los excesos.

"No había necesidad de que en este momento se tratara de distraer; estoy seguro que Barbosa (Huerta) coincide conmigo en que estamos del lado de la legalidad, por eso seremos los primeros en señalar los excesos de la ley. Yo creo que la educación privada y la pública se complementan y en ese camino seguiremos andando", concluyó.

 

Mala legislación

Monreal Ávila sentenció que la Ley de Educación es una "mala" e "indebida" armonización, pues no contiene la base primordial de la norma federal e incluso ni de la Constitución del país, por lo que adelantó la intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

"Se trata de una armonización indebida, creo yo, no refleja el espíritu de la Constitución General ni de la ley nacional en materia educativa, fue una mala armonización por parte del Congreso local y se va a tener que revisar en la Corte", advirtió.

El morenista confió en que la ley será corregida mediante el diálogo con todas las partes involucradas, y se pronunció por vigilar a la Legislatura poblana, pues calificó a la Ley de Educación como "posible exceso".

"Nosotros velaremos por el principio de la legalidad. Deseo que el diálogo supere este diferendo y que en el mismo Congreso se pueda remediar este posible exceso y esta desarmonización. El Congreso tiene su autonomía, pero vale la pena revisar sus actos para que puedan corregirse", puntualizó.

Reclama Barbosa acomodos políticos

Barbosa Huerta emitió un pronunciamiento tras las declaraciones de Monreal Ávila, pero evitó dedicarlo específicamente a él y lo remitió a todo el Senado de la República.

A través de su cuenta de Twitter, sostuvo que la Ley de Educación es acorde a la Constitución del país y a la ley general en materia educativa, por lo que exigió no expresar opiniones para "acomodarse" con fines políticos.

"Al @senadomexicano, la Ley de Educación del Estado de Puebla está ajustada a lo previsto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y a la Ley General de Educación, aprobada por las Cámaras del Congreso de la Unión. Como cualquier Ley, su constitucionalidad puede ser revisada. No emitamos opiniones fáciles para acomodarnos en un lado del contexto político", refirió.

La nueva ley fue aprobada por la mayoría de Juntos Haremos Historia en el Congreso de Puebla el pasado 15 de mayo, tan solo cuatro días después de recibir la iniciativa de Barbosa Huerta.

Con ella el gobierno de Puebla regulará nombres y colores de escuelas; tendrá injerencia en los cobros de instituciones privadas; ordenará a universidades públicas, como la BUAP, a cooperar con las revisiones de la Auditoría Superior del Estado (ASE), y prohibirá a las instituciones particulares retener documentos por falta de pago u obligar a comprar uniformes o materiales escolares con un proveedor determinado.