De acuerdo con un estudio de la Universidad de Arkansas y Texas reveló algunos datos muy interesantes sobre uno de los alimentos más cotidianos, además del riesgo que conlleva no revisar a detalle lo que compras. 

El pollo es suave y tiene un sabor ligero. En muchas partes del mundo se piensa que llega a ser más sano que la carne roja.

Tal vez esto haya sido real, pero no en nuestros tiempos, ya que la situación ha cambiado drásticamente con la proteína animal.

 

¿Qué ha pasado con el pollo?

Un video de Compassion in World Farming, organización que busca mejores prácticas en la ganadería, asegura que el pollo ya no es como antes.

 

A lo largo del tiempo, el pollo ha presentado rayas blancas en medio del músculo con mayor regularidad.

Aunque este detalle parezca inofensivo, no lo es, ya que estas marcas son el resultado de las condiciones de vida de los pollos en las granjas, pues los productores quieren animales más grandes y que crezcan con mayor rapidez.

Estas rayas no son más que grasa. Una pechuga de pollo magra no debe tener ninguna marca, debe de estar limpia y tener un color homogéneo.

El estudio de la Universidad de Arkansas y Texas expuso que este tipo de concentración de grasa en el pollo afecta la calidad de la carne y la hace menos tierna.

 

Foto: Captura de Pantalla de YouTube